Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.
Invitado

JAULA KIZU REGNEGUN* Colectivo Inchiu: Kamila Kollipal e Isaac Brand

 

“El cuerpo es un territorio moral donde ensayan su eficacia o fracaso los sistemas de poder” Diamela Eltit.


El colectivo INCHIU, nos presentan estas 9 obras de gran formato en el espacio café arte ESCAPARATE, En Temuko, Lagos 314. hasta el 20 de enero se puede visitar en horario continuado hasta las 21:oo hrs.

 

 

 

Aproximación por Flekcha Christensen 


Recuperación del conocimiento, la conciencia y el rito.

Las obras aquí expuestas nos abducen a nuestra propia percepción y realidad, en tiempos en que se adoran majaderos conceptos y la codificación del arte por el arte se ahoga en herméticas concepciones estéticas, funcionales para los circuitos privados de arte e instituciones (privadas de arte también), Kamila Kollipal e Issak Brand nos introducen con su intuición en un mundo espiritual y mágico donde ellos son solo los faros de guía, evidenciándonos que los que reman en su trayecto decidiendo donde y por donde ir somos cada uno de nosotros.

Nos exponen tales niveles de libertad que es imposible no enfrentarse a uno mismo y plantearse…
Cada obra transforma toda la realidad en un cuestionamiento. No solo nos llenan de dudas, también nos entregan luces reveladoras, incandescentes fetos, pájaros bicéfalos, una vagina da a luz un ojo, una pupila sufre derrame, seres alados y otro sin fin de espíritus que nos conectan con lo mas celoso y cuidado de la naturaleza, los ngen y sus misterios. ¿Más luces? , las obras están divididas en dos estados espirituales: Keimün (Trance de machi, trance de conocimiento) y Chetun (vuelve a ser gente, estar lucido, poseer conciencia)

La espontanea indiferencia ante el formato occidental oligarca del bastidor tela-tensa-rectangular ha llevado a este dúo de artistas- INCHIU- a redescubrir las telas sueltas posteriormente tensadas con lanas rojas y koliwes, reinventando intuitivamente los antiguos cueros y textiles para registrar sus huellas de trance y lucidez. Estos soportes nos remiten a los antiguos papiros, o bolsos o mantas ideales para comunicar mensajes a larga distancia. Temuko, y principalmente parte de su comunidad es ahora testigo de un paso fundamental en la trayectoria de estos jóvenes que han mantenido la fuerza vital que les caracteriza al emprender cualquier acto creativo, y ahora nos hacen participes de sus viajes alucinantes por la recuperación del conocimiento, la conciencia y el rito. Sin duda estas obras son largos y profundos viajes, tan duros como lo son el paso de la última infancia a la adultez. De intuir cierto poder, a dominar ese poder que se comienza a conocer y a manipular con maestría.

Me referiré al hecho no menor de su trabajo con los reos en la cárcel de Temuko, donde el contacto con los límites de la opresión y la lucha por libertad se hacen palpables en cada gesto. Mientras los pinceles bailan en la radio de la sala se escucha diosque- I can cion, todos al ritmo de colores tras las rejas, recomponiendo articulaciones aladas, floripondio, horas de taller cómplices, o al trabajo también de educación en el taller de LA FRENTE , mas horas de tejido y pintura dedos al pigmento colores primarios, ahora se escuchan cultrunes tensos, conociendo el material -aconsejan- probemos por aquí, probemos por allá, danzando con todo el cuerpo ante las grandes telas entramando movimientos que nos raptan y arrojan a un pasado colectivo.

No me extrañaría volver a ver estas obras en un remoto lugar del valle del cautín, quizá en la cárcel, o el Conun Wenu en algún próximo montaje, quizá alguna reducción perdida en el mapa, pero sin duda viajaran, y viajaran mas allá de la cordillera, su génesis esta impregnada de los protectores de esta tierra: territorio ocupado y quebrado desde hace pocas décadas que necesita restituir el equilibrio despojado. Y viajaran pregonando su contenido visceral, para encontrarse con otros pueblos también deseosos y convocantes de la misma restitución.

Decir más –para mi- seria un exceso: La invitación es a recorrer y viajar por los océanos de cada obra que somos nosotros mismos.


*<<Yo solo decidí y todos nosotros somos objeto>> refiérase a la condición de estar preso, ser objeto,
permitiendo este estado de rehén de manera colectiva.

 

 


Más informaciones sobre la exposición: http://www.facebook.com/events/473171942734977/



Kamila Kollipal e Isaac Brand

Escáner Cultural nº: 
155
Bastante impactantes, muy viscerales y vivas

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
6 + 4 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.