Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

 

Desde México: César Horacio Espinosa V.

 

En los años 80 inicié mi relación postal con Graciela Gutiérrez Marx, que siempre fue tan apasionada y emocionante como todos los trabajos y proyectos que ella pone en práctica. En esos inicios de los años 80 llevamos a cabo, en México, un proyecto de artecorreo denominado POEMA COLECTIVO "REVOLUCIÓN" para el cual llegaron alrededor de 400 colaboraciones, entre ellas la de Graciela; en 1984 lanzamos la iniciativa que llamamos "1984 EN 1984: maratón de utopí­as realizables", en donde también estuvo la presencia de Graciela. En esos años, como veremos, ella lanzó su proyecto del Poema Colectivo Colgante, EL TENDEDERO, en momentos en que acababa de salir la dictadura militar.

 

Entre 1985 y 1989 sostuvimos una larga plática postal relativa a las posibilidades de acción de los artistas en esos años de empuje del capitalismo globalizado, en su etapa del radicalismo neoliberal. Ya entonces GG habí­a expresado su tesis que se compacta en el lema POR UN ARTE DE BASE SIN ARTISTAS, que causó bastante escozor incluso entre algunos de los practicantes del artecorreo, pese al carácter no objetual y contestatario de éste.

 

A mí­ siempre me parecieron atrayentes los planteamientos como el que ahora vuelve a presentarnos Graciela: El acto creativo es necesariamente un diálogo, una conversación comunitaria gestada en la base... un nacimiento espontáneo, muchas veces doloroso y GESTUAL... como (...) las SILUETAS DE VIDA que señalan la ausencia-presente de los desaparecidos, o el rugido de una manifestación popular que manifiesta lo í­ntimamente vivido... Y por ello también me emociona enormemente esta oportunidad en Escáner Cultural, con nuestra gran amiga Yto, de reanudar aquel diálogo iniciado en los 80 con GGMARX.

 
 

En la primera parte de esta entrevista, publicada en el número anterior, citaste algunos proyectos realizados en tu ciudad cuando se encontró la salida a la democracia. ¿Podrí­as contarnos algo de ellos?

 

Este año de 2006, en el marco del proyecto MANIFESTACÓN = ARTE Y DIGNIDAD, se abrió un espacio de experimentación, reflexión y acción en la propia Facultad de Bellas Artes, de la que fui expulsada en 1977. Con Susana Lombardo quisimos volver con nuestro Poema Colectivo Colgante, EL TENDEDERO, estrenado en EL FOGÓN DE LA CULTURA POPULAR, 22 años atrás.

 

Los jóvenes músicos y performers corporizaron las ánimas con sus cuerpos presentes, e hicieron vibrar la vida. Hasta el mismo calco del Moisés de Miguel Ángel volvió a levantarse, con las tablas de la ley, en el hall de entrada, entre lí­neas de retratos de jóvenes alumnos y profesores desaparecidos por la Dictadura Militar.

 

 

G G MARX II
 

 

Cuéntanos un poco la historia de EL TENDEDERO.

 

En 1984 todaví­a no se hablaba de instalaciones ni de intervenciones urbanas, así­ es que no sabí­amos qué era lo que hací­amos, porque no tení­amos un nombre para enunciar nuestras prácticas. Ocurre que las cosas comienzan a existir cuando aparece un enunciado para nombrarlas y así­ re-conocerlas. Pero, en ese momento no utilizábamos ninguna categorización. Viví­amos ese tiempo de apertura a la democracia como una resurrección, porque estábamos saliendo de un ser y un estar indescriptibles, innombrables.

 

Hasta ese año actuábamos por fuera de la propuesta mesiánica de los dictadores terroristas, ayudados por los circuitos del mailart internacional, porque salir al ruedo, con acciones callejeras que juntaran a más de dos personas en un sitio, hací­a peligrar las vidas propias y ajenas.

 

La provocación vino primero de la mano de una propuesta de Daniel Glüzmann, que consiguió las salas del Museo Municipal de la Plata para hacer una muestra titulada Collage. Me animé, por primera vez, a colgar una consigna de intervención, destinada al público, para que entre todos los que se atrevieran fueran pegando trozos de papeles cotidianos en un fondal blanco, y luego anotaran su nombre en un cuaderno de co-autores.

 

Esta consigna poní­a en escena, cara a cara, las prácticas a distancia del artecorreo; de algún modo se inscribí­a en las postales de Ray Johnson, que llegaban con un sello que decí­a "ad and pass" (agregar y pasar). Constaba de un cuaderno –en el que se registraban los nombres y las direcciones de los co-autores– que funcionaba como lista de contacto o lista-catálogo para quienes quisieran comunicarse, después de terminada la acción colectiva.

 

Se llamó POEMA COLECTIVO X COLLAGE y resultó tan buena la acogida que el espacio destinado a la intervención se llenó de inmediato. En los dí­as sucesivos, las gentes fueron agregando cajones y objetos de todo tipo hasta armar una instalación aleatoria que también desbordó. Entonces, otros autores-artistas colocaron en sus obras carteles que consignaban: "seguir acá" y toda la muestra fue modificada por las personas que durante tres semanas pasaron por el lugar.

 
 

 

G G MARX II
 
 
 
 
 

Casi enseguida, otra convocatoria de un grupo que se dedicaba a proyectar cine del Tercer Mundo puso en marcha el FOGí“N DE LA CULTURA POPULAR en la Plaza Dardo Rocha, frente a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad local. Era el mes de octubre y siempre llovió.

 

El propósito que tuvo el primer TENDEDERO fue rescatar las historias de las gentes que no encontraron tiempo ni lugar para ser comunicadas. Reconocí­amos, de este modo, que muchos de los que permanecimos viviendo en esta ciudad estábamos "desaparecidos vivos".

 

Nuestra idea fue armar un POEMA COLECTIVO COLGANTE con forma de tendedero de ropa, como los que se ven en los fondos de las casas humildes, ésos que todaví­a despliegan un sabor a pueblo si uno recorre y mira el devenir de la vida de todos los dí­as, en los márgenes o enclaves de la ciudad: barrios pobres y villas de miseria, donde se lava la ropa a mano, entre barros, descampados, canillas colectivas o pozos de agua y se la tiende al sol de manera artesanal.

 

En esos tendederos uno puede leer la historia de familias enteras. Darse cuenta si el padre y la madre tienen trabajo, si hay chicos que van a la escuela o salen a cartonear, cuál es su sexo y cuánto amor ponen en el cuidado de estas pieles de amparo y caricia.

 

También querí­amos provocar la MEMORIA de los tendales de ropas que quedaron, como huellas de ausencia, en las casas de aquellos que fueron arrancados de la vida por los fusiladores. Las madres-abuelas y los padres-abuelos sabí­an mucho de esas telas que encontraron en los patios, flameando como banderas sin patria, cuando se llevaron a sus hijos y nietos.

 

Ambientamos un sector de la Plaza como si fuera el fondo de una casa humilde, colocando palos y cuerdas que abrieron naturalmente una cartografí­a orgánica en el espacio, punteado por broches de madera.

 

Lo acompañamos con un cartel-consigna invitando a la gente que pasaba a traer una ropa con historia. Pedimos que la historia fuera escrita y envuelta en nylon, para protegerla de la intemperie y sostenerla junto a la prenda elegida. Armamos la instalación y comenzamos a esperar y desesperar: nadie colgaba algo. Todaví­a no

 

habí­amos fundado la Compañí­a de la Tierra Malamada, como lo era entonces nuestra América Surera.

 
 
 

 

G G MARX II
 


Mi compinche fue siempre SUSANA LOMBARDO (practicante del artecorreo en su versión más juvenil). También nos acompañaban GUSTAVO MARIANO, MAMABLANCA, nuestros hijos y algunos colaboradores que fuimos conociendo durante el proceso de construcción del proyecto. Ellos estaban a su vez armando sus propias exhibiciones en paralelo. Tal el caso de Roberto Moscoloni, al que le decí­amos Fidel, por su parecido con Castro, Miguel el poeta y otros jóvenes "anónimos" (¿?).

 

Cuando ya desesperábamos por el vací­o de las cuerdas-lí­neas y las tiernas pinzas sin profesión, llegó una tarde corriendo una mujer de edad mediana, colgó un corpiño negro con un cartel y se fue también a paso vivo. Toda la muchachada comenzó a esgrimir hipótesis relacionadas con los prostí­bulos y los usos de esas prendas por las bataclanas. Pero al acercamos a leer el cartel decí­a:

 

Testigo transparente de los primeros biberones de mis mellizos (a ellos, mi recuerdo...) ¡VIVA EL ARTE POPULAR!

 

Este fue el detonante que radicalizó el proyecto, cuando la gente comenzó a leer, en ese corpiño, la fuerza de la vida viva a pesar del tremendo dolor. Después nos enteramos que esa mujer pudo soltar, con la entrega del corpiño, buena parte de su profundo horror: habí­a perdido a sus hijos –a los tres meses de edad– durante el proceso militar.


Los proyectos de creación colectiva nos deslizan hacia una deriva del arte poco explorada, que propone a quienes no creen tener capacidad creativa un juego ritual de crecimiento y compensación. Esto pasa con muchas personas que son ví­ctimas de los sistemas educativos, encarnados en las personas que dictan los destinos de aquellos a los que dicen educar. También modifican la imagen aurática del artista, pensado como portador de talentos y como productor de obras de arte únicas y originales.


Por todo esto y para encender la esperanza, acompañamos esta ambientación con una pancarta que decí­a: POR UN ARTE DE BASE SIN ARTISTAS, la que causó iras y horror en los profesionales del arte. Ya habí­a sido colgada en un encuentro realizado en Rosario el mismo año, organizado por Jorge Orta, en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia, de la ciudad de Santa Fe, al que concurrimos varios practicantes del mail-art, con los que fundamos la ASOCIACÓN LATINOAMERICANA Y DEL CARIBE DE ARTISTASCORREO.


El texto, que agrego como testimonio, fue leí­do en esa ocasión y a pesar de sus términos altisonantes, todaví­a es considerado por muchos como inscripción de prácticas que se desarrollaron desde entonces, hasta la nueva forma de dictadura – esta vez económica– instalada en 1995 por los post-modernos (¿?) fusiladores del movimiento popular.

 

Hoje – Hoja – Hoy

yoH – ajoH – yoH año 1 (bis) N° 6

Seminario de ARTECORREO y MEMORIA - 2003

Museo de ARTE Y MEMORIA de LA PLATA

POR UN ARTE DE BASE SIN ARTISTAS

 

Esta consigna polémica, para la que no he hallado solución, no es otra cosa que un GESTO con el que quiero inaugurar una reflexión crí­tica sobre la especial situación del creador sur y centroamericano.

 

Solamente (...) puedo hablar de una NECESIDAD sobre la que entiendo (...) debemos trabajar urgentemente, antes que el espacio polí­tico, ganado a favor de la EXPRESÓN, vuelva a cerrarse (...) en pueblos enteros, que vienen sobreviviendo a la depredación social, económica y cultural, ejercida por los superpoderes, con sus armas visibles e invisibles.

 

Digo, con Bruno Talpo un compañero italiano del ARTECORREO–, que la mejor obra del arte latinoamericano es la obra de la SUPERVIVENCIA, como si nuestro hombre/mujer, ya no importa si artista pero seguramente SER HUMANO, tratara de consignar el mensaje final, VITAL.

 

Podrí­amos hablar de un ARTE como NUEVO PROYECTO de HOMBRE y de VIDA.

Vivir, estar en contacto con la vida, crear vida y transformar la realidad, es TODO mucho más importante, que dar forma a nuevos o viejos objetos de arte... "Vivir, es decir, mantenerse con vida se ha convertido en todo un arte" –ha dicho Bertold Brecht ..."¿A quién pueden quedarle ganas de pensar cómo mantener con vida el arte? Hasta la frase que acabo de pronunciar me parece cí­nica, en las actuales circunstancias..."

 

Tal vez nuestra ESPERANZA, nuestra particular esperanza, se alimenta de un LATIDO, casi ciego (...) que sentimos se está gestando aquí­ y en otros lugares del planeta, donde en lugar de levantar monumentos de nobles materiales o universidades sobre-especializadas estamos condenados a luchar, en colectivo, por la igualdad de derechos, para todos los hombres y mujeres que pueblan esta tierra.

 

G G MARX II

 

El acto creativo es necesariamente un diálogo, una conversación comunitaria gestada en la base... un nacimiento espontáneo, muchas veces doloroso y GESTUAL... como (...) las SILUETAS DE VIDA que señalan la ausencia-presente de los desaparecidos, o el rugido de una manifestación popular que manifiesta lo í­ntimamente vivido...

 

Pero también la creación está presente en la manipulación de las herramientas sencillas, manejadas por manos inocentes. Eso pasa (...) en los rincones de nuestro subdesarrollo.

 

Habrá que rescatar la poesí­a doméstica y manual del hombre y la mujer que todaví­a no han sido domesticados por la tecnologí­a. La mujer que amasa con sus manos, cose con una simple aguja o lava sobre una tabla con su pan de jabón. Eso es también ecologí­a...

 

(...) Ahora aquí­ parece soplar un aire nuevo, como una necesidad dormida que empezó a berrear. Habrá que aprender a vivir. ¡QUEREMOS VIVIR! (...) y producir nuevas formas, estrategias y lenguajes, que amplí­en los horizontes de conciencia poética en la RESISTENCIA (...)

 

El artista de hoy se ofrecerá como programador de un proyecto (al decir de Neide de Sa) que será construido poéticamente desde la heterogeneidad del público entendido como co-autor, es decir realizador de y con los demás (...)

 

El amor no es obediente sino eminentemente subversivo, nunca se adapta y menos se esclaviza. Es eterno movimiento y cambio, como la poesí­a. No se consume, porque todas sus formas se resuelven en creación. Por todo esto, el arte es a un tiempo: amor, forma de conocimiento y transformación de la realidad (...) Así­ también, la función poética es un acto vital manifestado en rito, juego, celebración, concepto, extensión de la conciencia y libertad.

 

Estamos creando una obra colectiva: una reunión de ofrendas, como propuesta abierta, para la práctica de la MODESTIA VOLUNTARIA en común-unión. Para que así­ suceda habrá de haber CON-FUSÓN de identidades, medios y lenguajes, intimidad de relaciones y pasión por la diversidad.

 

Hay muchos caminos por trazar y recorrer (...) en las regiones más expoliadas del planeta, ésas o éstas que gozan del progreso que implica la ausencia de PROGRESO (Iván Illich).

 

No nos dejamos convencer por la idea que prescribe que de todos los hombres y mujeres, POETAS nacen unos pocos. Son los sistemas de poder los que se apoderan y oprimen las mirí­adas de posibles poéticas que hacen al ejercicio horizontal del derecho a la expresión (...) Pero cuando los pobres del mundo alcen su voz en vuelo y la hagan valer... no habrá armas posibles que puedan silenciar su palabra, porque serán sus cuerpos, con los nuestros, las obras, encarnadas como concepto abierto para la libertad

 

¡HASTA LA VICTORIA DE LA POESÍA... SIEMPRE!!!

 

GRACIELA G GUTIÉRREZ MARX

Sí­ntesis de un texto leí­do en Rosario, Provincia de Santa Fe,

ARGENTINA año de 1984.

 

El 24 de marzo de 2006, con Susana Lombardo, re-fundamos nuestra COMPAÑÍA, ahora de la TIERRA BIENAMADA.

 

G G MARX II

 

¿Háblanos un poco de tus primeros proyectos, aquellos que consideras han sido tus proyectos más importantes, que te han dejado secuelas válidas hasta hoy?

 

Sí­, cómo no, vamos por el primero:

 

"ESTAFETA POSTAL MARGINAL 38"

CORREO DE CUCARACHAS

(Bugpost 938)

 

G G MARX II

 

En 1979, cuando Martí­n Eckmeyer estaba en su último año en el Jardí­n de Infantes de la Plata, su maestra de "sala verde" Nora Massa, me propuso participar en el desarrollo de la unidad temática "El Correo". Fui el primer dí­a con una colección de estampillas marginales de los artistascorreo, pero también llevé papeles perforados (con la máquina de coser) para que los chicos dibujaran sus propias estampillas.

 

A partir de ese momento se desplegó un proyecto de creación colectiva que involucró a todas las salas de ambos turnos y a una veintena de artistascorreo de diversos paí­ses, que diseñaron estampillas especiales para los niños. Michael Scott (de Inglaterra) fotocopió las que dibujaron los niños de sala verde, a todo color –cuando en Suramérica contábamos únicamente con máquinas analógicas, que copiaban en blanco y negro–.

 

 

G G MARX II
 

 

 

También los chicos de todo el Jardí­n jugaron a "La Imprenta" multiplicando sus dibujos con hectógrafos y el cartero del barrio, Domingo Cárdenas, realizó un reparto especial, recorriendo todas las salas y voceando el nombre de niños y niñas. Con éste y varios proyectos más llegamos a fin de año y diseñamos, con Edgardo-Antonio Vigo, una tarjeta postal que funcionó como certificado de egreso. Un sello de goma impreso repetí­a la frase que MAMABLANCA habí­a escuchado de una niña: ME RECIBÍ DE JARDÍN.
 
 

Para el acto de fin de curso, Domingo enví­o a otro 'postino' con una carta suya muy emotiva, en la que expresaba la maravilla que este encuentro habí­a provocado en su vida. Y como en los cuentos de hadas, alguien escribió una nota muy importante en el diario local y a Cárdenas lo ascendieron, poniéndolo a cargo del Despacho en el Correo Central.

 

John Held Jr., autor de una bibliografí­a de eventos y publicaciones que involucra los primeros 20 años de estas prácticas, acaba de hacerme saber que ésta fue la primera muestra de estampillas de artista que se hizo en Latinoamérica.

 


¿Algún otro proyecto de estos primeros tiempos? ¿Cómo convocabas ví­a correo?

 


Elijo entonces LOS Cí“DICES MARGINALES DE MAMABLANCA. Copio aquí­ el texto original de la convocatoria:

 

Tí­tulo del proyecto:

GRUPO DE FAMILIA, RECONSTRUCCÓN DEL MITO

 

Propuesta: completar la postal adjunta con las imágenes/ideas que el tema sugiera.

 

Técnica: Libre (especialmente todas aquellas que faciliten la reproducción en B&W).

 

Fecha lí­mite: 19 de marzo de 1980.

 

 

El próximo 19 de marzo mi madre cumplirá 75 años de edad. Con tal motivo he pensado organizar en nuestra casa un SHOW-ÍNTIMO. Los miembros de la familia MARX y algunos amigos participarán de él activamente, ya que han sido también invitados a completar las postales con fotografí­as, ideas y recuerdos que ayuden a la reconstrucción nostálgica de este mito renovado. Todo el material que nos llegue "de mano en mano" será con-fundido con los mensajes enviados por correo. Intentaremos armar un LIBRO con estas comunicaciones, asociadas "aleatoriamente" junto a una lista de participantes que integrarán por "azar" la RE-UNÓN –momentánea– de una familia marginal efí­mera.

 
 

Rogamos enviar las postales a la dirección impresa por ví­a aérea a la brevedad posible.

 

G G MARX II
 


Sobre 200 enví­os recibimos la respuesta de más de 150 participantes. Mi madre las recibí­a de mano del cartero y no se daba cuenta de que estaban dirigidas a su nombre. El dí­a de su cumpleaños le entregué todo este material fusionado y con-fundido y quedó tan absorta de asombro y hermosura, que temí­ por su vida.

 

Además de la muestra en la casa de familia y de la concurrencia de familiares y amigos de toda clase e í­ndole, necesité cumplir con lo prometido y editar algún cartapacio que certificara lo ocurrido y mostrara, de la manera más sencilla, el material recibido. Elegí­ la multiplicación xerográfica, porque a través de este medio tan modesto y pleno de ruidos podí­a comunicar la particular situación de nuestros paí­ses pobres.

 

 

G G MARX II
 
 

Todas las imágenes fueron fotografiadas en blanco y negro y los textos copiados con mi máquina Olivetti, Lettera 22. No busqué ninguna financiación externa y la operación de reproducción, armado y distribución del pequeño libro me ocupó más de dos años. Entonces me di cuenta que, además de homenajear los 75 años de vida de mi madre, habí­a abierto un espacio conceptual para desarrollar la poesí­a en acción que moví­a y conmoví­a a unos y a otros.

 

 

LOS CODICES MARGINALES DE MAMABLANCA son el emergente de una combinación entre el acontecimiento de un encuentro a distancia y la primera edición de un book a mi cargo.

 

G G MARX II

 

Anota una conclusión sobre tus experiencias en el artecorreo, la poesí­a visual, las instalaciones o las acciones.

 

Hay una semilla que ha venido fecundando todos mis trabajos, desde los inicios hasta el presente. Esta semilla tiene un nombre: la creación colectiva y ha germinado en una misma-otra forma de conciencia poética en la con-vivencia.

 

Esto ha florecido entre las espinas de nuestra realidad amordazada (1975-1983) por obra y gracia de los tejidos en red: entornos colaborativos de co-rrespondencia global, no globalizada. Me refiero especí­ficamente a la experiencia de arte=vida que ha sido, para mí­, la práctica del ARTECORREO, vinculada permanentemente a los movimientos de liberación latinoamericana de base popular.

 

El almácigo de esta siembra construye jardines, espacios alternativos, que funcionan como terrenos abonados para ejercitar la comunicación dialogada y la creación compartida. Son marcas de tránsito, de de-construcción, cambio y movimiento. Tejidos trazados por gentes, ricas en diversidad, que necesitan reconocerse para considerarse valiosas y necesarias. Intentos que hoy se mecen en el flujo-fluxus de la deriva, a la que algunos han dado el nombre de "modernidad lí­quida".

 

 

G G MARX II
 
 

La reflexión sobre estos supuestos se nos plantea más como una necesidad, como urgencia para no dejarnos llevar por la implosión de los acontecimientos. Todo esto nos invita a transitar un terreno sin bordes, provocador de incertidumbres, tan incierto, que nos obliga a posicionarnos frente a los procesos de des-simbolización que la cultura globalizada provoca e infiltra, empujándonos a analizar las consecuencias que se manifiestan en los altos niveles de violencia y apatí­a.

 

 

Desde este encuadre provisorio, apelamos a la responsabilidad de todos los que, desde nuestra profesión artí­stica, debemos actuar en consecuencia.

 

En mi caso, me estoy refiriendo a las posibilidades de co-creación y co-autorí­a, entre individuos y grupos, con historias de vida diversa, proyectos de creación colectiva en los que vengo insistiendo, a pesar o quizás por la fuerza de la declaración de muerte y fusilamiento con la que se han condenado las grandes o pequeñas utopí­as.

 

UTOPÍA REALIZADA = ARTECORREO

SOBRELAVIDA

 

En 1855, el crí­tico de arte Théophile Thoré proclamó el advenimiento de una sociedad nueva y un arte nuevo, cuyo carácter serí­a la universalidad. Imaginó un telégrafo invisible transmitiendo instantáneamente los sucesos e ideas de un extremo a otro del globo. Pensó a los pueblos abriendo sus fronteras y a una nueva generación viajando, aprendiendo lenguas, estudiando otras culturas. La Humanidad, en términos planetarios, estaba en trance de constituirse y cobrar conciencia de sí­. Así­ debí­a asumirlo el arte.

 

¿Cómo iba a imaginar este hombre del siglo XIX que recién en el XX el MAIL ART llevarí­a a cabo parte de su profecí­a utópica?

 

ARTECORREO = UTOPÍA REALIZADA

SOBRELAVIDA

 

G G MARX II

 


 

César Horacio Espinosa Vera. Mexicano. Escritor, poeta visual. Creó y ha sido coorganizador de las Bienales Internacionales de Poesí­a Visual y Experimental (1985-2006). Autor de libros y ensayos sobre poesí­a, arte, polí­tica cultural y comunicación, uno de ellos -en coautorí­a con Araceli Zúñiga- La Perra Brava. Arte, crisis y polí­ticas culturales, del cual una selección de textos aparece en Ediciones Especiales de esta revista virtual.

Escáner Cultural nº: 
91

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
4 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.