Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Personajes


EL PATRIMONIO VISIONARIO DE ALFREDO CASTILLO

Por Alvaro Oliva
Alvaro_oliva@hotmail.com

Reproducir el patrimonio arquitectónico de las regiones de Chile, a través del arte, es una de las actividades más beneficiosas para la cultura nacional. Por medio de la acuarela, el pintor Alfredo Castillo ha reservado, pensando en las futuras generaciones, las imágenes pretéritas de las construcciones de la Novena Región.

Con una visión de largo plazo y tal vez, consciente de las actuales conductas humanas donde no se respeta la belleza y menos la vida, este artista ha optado por salvar, a través del arte, la arquitectura tradicional, muchas veces, ignorada por gran parte de los chilenos del siglo XXI.

Los molinos y muchas casonas que existieron en la Araucanía, en el siglo XIX y XX han desaparecido del paisaje sureño por distintos factores como terremotos, maremotos, inclemencias climáticas, “modernizaciones” y atentados incendiarios. Así, el habitante del sur de Chile ha visto como la arquitectura ha sido devastada, en forma vertiginosa y violenta.

En este deteriorado ambiente, las creaciones de Castillo han logrado generar una rica obra necesaria para los descendientes, quienes, de seguro no encontrarán referentes históricos, principalmente, en la novena región.

Este pintor, nacido en Talcahuano, en 1944, reside, desde 1961, en Temuco, ciudad que ha sufrido múltiples modificaciones. A la fecha, ha participado en más de 30 exposiciones colectivas en diferentes ciudades del país.

En Abril de 2011, efectuó su exposición individual número 37. Su técnica expresiva es, principalmente óleo y acuarela, donde capta sus temáticas preferidas en paisajes, marinas y temas urbanos.


En su última exposición “Antiguos Molinos de La Frontera”, Castillo exhibió, en la Galería de Arte de la Plaza Aníbal Pinto de Temuco, óleos que representan un reconocimiento al patrimonio arquitectónico de la región de La Araucanía de la época de los cuarenta y cincuenta, cuando abundaban los molinos harineros.


Estas construcciones, muchas de ellas desaparecidas, como el molino de Puerto Saavedra, que sirvió de ubicación, para algunas escenas de la película “La Frontera”, fueron el espacio y centro donde se desarrolló gran parte de la actividad comercial y social de los grandes terratenientes, campesinos, peones y mapuches que llevaban el fruto de la cosecha triguera del verano.


De esta forma, este pintor, una vez más, nos entrega verdaderos registros para las generaciones futuras, quienes en su momento, buscarán conocer su pasado, especialmente, en la novena región donde, al igual que otros países, muchas culturas han convivido, generando este universo disímil al resto de Chile.


 

Escáner Cultural nº: 
167
Maravillosa la obra de este pintor sobre Patrimonio arquitectónico,Las casas desapareceran o se transformaran pero las pinturas viviran por siempre

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
11 + 9 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.