Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido
Evolución de la Belleza

ARTE ABORIGEN AUSTRALIANO: DEL MITO AL MERCADO DEL ARTE

 

Por Ximena Jordán: ximejordan@gmail.com

 

Historias míticas, historias mágicas

      Un hombre Jakamarra se levantó una mañana y vio un pisadas de canguro joven en dirección al Este. El hombre siguió las pisadas hasta que llegó a Pirlinyanu, lugar donde encontró al canguro y lo espió hasta que éste se durmió a los pies de un árbol. Después de haber matado de un lanzazo al animal lo puso en una hoguera y se durmió mientras el canguro se cocinaba, sin tomar en cuenta que el viento crecía y expandía las llamas, las que encendieron el pasto seco circundante. El humo creó una gran nube negra y empezó una tormenta. Jakamarra se despertó con el sonido de los truenos y vio los relámpagos. Acarreando al canguro, el hombre corrió en dirección al este cobijándose debajo de árboles casi siendo atacado por lo relámpagos. Finalmente llegó a su casa: una cueva de nombre Jayirlparnta. En Pirlinyanu hay ahora cerros y un agujero de agua. La tormenta mítica continuó viajando hacia el Este. Esta historia del Dreamtime les corresponde a hombres Jakamarra y mujeres Nakamarra.

Historia mítica (Dreamtime story) "de la Lluvia y el Canguro". Cultura Warlpiri. Yuendumu, desierto Australiano central. Recolectado y traspasado a escritura en 1987. Editado en el 2008.

     La cultura aborigen australiana abarca cuarenta y cinco grupos lingüísticos vigentes en la actualidad. Estos, son los que restan de los doscientos cincuenta existentes en el momento de previo a la invasión inglesa. Interesantemente, todos estos grupos lingüísticos - que dan cuenta de la diversa cultura aborigen australiana prevalecente en la actualidad - estructuran y comunican su sistema de organización social, geográfica y económica en historias, como la que acabamos de leer. Son historias funcionales y a la vez simbólicas; depositarias de los conocimientos necesarios para sobrevivir en los hostiles ecosistemas que coexisten en el vasto territorio oceánico continental.

     Asimismo, estas son historias mitológicas, en cuanto contienen las creencias espirituales propias de la cosmovisión de la cultura a la cual pertenecen. A la vez, son historias pedagógicas. Así, por ejemplo, en la narración que acabamos de leer aprendemos que una técnica eficiente para cazar una canguro es seguir la dirección de sus huellas todo lo posible. Mientras más brincos a dado el animal, más cansado estará y una vez que está cansado se tenderá a dormir, siendo este el momento preciso para cazarlo. Aprendimos que después de una larga y extenuante jornada de caza y una vez obtenido el trofeo, viene el hambre, pero que si además se siente sueño, será esta la necesidad que priorizar en satisfacer, porque cocinar con sueño puede conducir a la generación de un incendio. Y lo que viene después es claramente el aspecto mítico y simbólico de la narración: el cómo los espíritus míticos, que suelen encarnarse en fenómenos climáticos fuertes, salvan a Jakamarra y salvan la tierra de morir incendiados mediante la generación de una tormenta, a la vez que reprenden al cazador distraído amedrentándolo con relámpagos que ponen en riesgo su retorno al hogar.

      ¿Se dan cuenta la cantidad de información contenida por una historia "aparentemente" breve y simple? Hay que considerar también que esta es la versión actualmente rescatada de la historia original, la cual seguramente era considerablemente más extensa y  la cual, sin duda, incluyó en su momento original más datos, tanto culturales como funcionales, que los extraídos por la edición editorial reciente. Este trabajo editorial en ciento ciencuenta historias míticas es realizado frecuentemente por editores como yo, que no soy Warlpiri y que, por lo tanto, no estoy culturalmente capacitada como para extraer la totalidad de la sabiduría de estas historias. Hay cientos de historias encerrando mucho conocimiento, conteniendo un acervo cultural que amenaza con desaparecer, de no ser apropiadamente documentado.

 

Historias contadas, historias pintadas

      Afortunadamente, profesionales de las áreas del arte y la antropología hacen un esfuerzo sostenido por mantener vigentes estas historias a través de su recolección y documentación escrita (trabajo que me tocó realizar a mí en el centro de arte Warlukurlangu). No obstante, la principal acción de conservación de esta tradición narrativa la ejercen sus mismo depositarios directos; los aborígenes; a través de la representación pictórica de estas historias en obras de arte contemporáneo aborigen. Estas obras son producidas a gran escala en la actualidad y tranzadas en el mercado del arte australiano e internacional en considerables sumas de dinero.

      En 1972 comienza a gestarse el movimiento de arte contemporáneo aborigen en Australia, inicialmente debido a la motivación que sintió el profesor de arte Geoffrey Bardon de proveer a los aborígenes de Papunya Tula (comunidad aborigen del desierto Australiano Central, adonde Bardon trabajaba como profesor de arte) de materiales y de espacio para que pintaran sus historias míticas en un soporte occidental: primeramente tablas de madera y posteriormente, lienzo. En comparación con los soportes tradicionales del arte aborigen australiano, los cuales son mayoritariamente arena de suelo y cuerpos de bailarines en ceremonias, los soportes occidentales tenían la ventaja de convertir las obras artísticas visuales aborígenes en creaciones permanentes, transportables y junto con esto, comerciables.

 

El mercado del arte: canal de inserción  

      No fue difícil la inclusión del movimiento de arte aborigen contemporáneo en el mercado del arte. En realidad, no hubo que hacer mucho esfuerzo, pues este estilo de representación visual tiene la particularidad de devenir un arte que es, para los ojos occidentales, placenteramente estético. Gran parte de la simbología empleada en las obras consta de sinuosas y divertidas formas que se calzan visualmente entre ellas. De esta manera, constituyen mapas tanto narrativos como geográficos. Mapas, que son misteriosos e imaginarios para quienes somos ajenos a su decodificación, sin embargo funcionales y narrativos para los miembros del clan o grupo linguístico aborigen al cual va dirigida esa historia pintada.

       Y es que cada obra es la narración visual de una historia mítica mediante iconografía tradicional, la cual en el arte contemporáneo aborigen es ocupada para representar los acontecimientos, personajes y lugares salvaguardados por estas historias. Así, por ejemplo, cuando la historia tiene relación con tormentas, como la historia presentada al comienzo de este artículo, pequeñas líneas rectas son usualmente ocupadas para representar nubes, mientras líneas más largas y ondulantes ilustran aguas de lluvia. Pequeños círculos se ocupan para representar pozas y orillas de ríos. Y así hay una carta iconográfica y narrativa para cada obra de arte, la cual es parcialmente comunicada al espectador occidental para facilitar la comprensión de lo observado. Digo “parcialmente” porque, como ocurre en la mayoría de los saberes culturales que nos son foráneos, hay un porcentaje de información que no es comunicada a quien no pertenece a la cultura de origen, por considerarse demasiado significativa y vulnerable para arriesgarla al manejo de quienes no la poseen por descendencia y autoridad cultural. A este tipo de información se le denomina "conocimiento secreto", es decir, privativo de los miembros de la etnia. Los foráneos a la respectiva etnia podemos verlo ilustrado, pero no entenderlo. Así, a la función narrativa y geográfica de los códigos visuales de las etnias aborigenes australianas, se le suma una tercera función: la de proteger el contenido cultural reservado para quienes lo poseen por tradición.

 

Warlukurlangu

      Varios son los centros de arte  que han sido creados en comunidades aborígenes australianas. Estas organizaciones sin fines de lucro son las que en la actualidad facilitan, financian y fomentan la diaria producción y comercialización del arte aborigen australiano. Warlukurlangu Aboriginal Artists Association (www.warlu.com) es una de las más organizadas y lucrativas de entre las existentes. Su directorio está compuesto por una cooperativa de aborígenes del grupo linguístico Warlpiri y su administración por dos mujeres australianas de origen chileno, quienes hacen un notable trabajo. Su sede principal queda en la comunidad Yuendumu, del desierto australiano central.

     En ese lugar, artistas aborígenes pintan obras de arte que trascienden con creces los límites su territorio de origen, para dar a conocer al extranjero el arte de calidad que aún generan los aborígenes de este grupo lingüístico. Para la facilitación y mayor eficiencia de esta tarea, los artistas son asistidos por trabajadores “occidentales” en lo que respecta la parte logística y comercial. Este trabajo cooperativo es aún más admirable si se consideran el largo periodo de invasión y de opresión sufrido por todos los clanes aborígenes australianos bajo mando de los ingleses, quienes llegaron súbitamente a posicionarse como cultura dominante. Contra esta vigente amenaza, el arte aborigen se renueva y se mantiene como baluarte de las culturas aborígenes australianas que afortunadamente aún sobreviven hasta nuestros días. Las mismas culturas que se esfuerzan por no extinguirse en la voraz occidentalización de la que son víctimas desde hace aproximadamente dos siglos.  

       Sin duda, gracias al constante y prolífico trabajo de los pintores aborígenes, y gracias al mercado del arte que promociona y vuelve accesibles  las obras de estos artistas, la conservación y actualización de parte importante del legado cultural de estos gurpos étnicos se hace posible. Al menos en artísticos términos.

 

Ximena Jordán
Máster en Curaduría del Arte, Melbourne University
Licenciada en Estética PUC
ximejordan@gmail.com

Imágenes: Ximena Jordán. Algunas imágenes de obras de arte fueron tomadas con la cámara del centro de arte para fines laborales. Autorizada su publicación.

Más información:  en el sitio web del centro de arte Warlukurlangu: www.warlu.com

Powered by Qumana

que bonitas pero muy dificiles para hacer y hoy en el cole a la tarde tenemos que dibujar una de estas mal rollo!!!!!
No deberían tratar de hacerlas sino tan solo admirar las creaciones originales.
Me recordó la iconografía y el Arte prehispánico que cada trazo tiene un diferente significado. Yo no sabía que estaban basados en historias mitológicas, creo que para un simple espectador no tan curioso son simples huellitas de animales, o grecas al azar. Muy buen artículo me dieron ganas de investigar mas sobre el Arte aborigen australiano.
Desgraciadamente en los tiempos actuales debes de incorporarte y seguir el ritmo de vida globalizado o simplemente te quedas atrás y no entras al juego. Para los pueblos originarios y culturas milenarias que siguen ahorita en pie tampoco hay excepciones. Si no avanzan, se extinguen. No es nada grato, alrevés, es muy triste que estos grupos cada vez sean menores y que sigan siendo menospreciados por la mayor parte de la sociedad en una cruda realidad y puestos como estandarte de una cultura falsa, es decir, los países que cuentan con este tipo de etnias las utilizan para publicidad y turismo internacional, pero nada más. Es grandioso que existan esos apoyos para estos grupos aborígenes australianos y para su arte, pues hacen del conocimiento internacional sus manifestaciones artísticas y además contribuyen con su economía, lo único en lo que estoy en desacuerdo es en el punto de que tienen que ir poco a poco sustituyendo los materiales en los que se plasmaban sus historias (¡no sólo son imágenes, sino que tienen detrás todo una visión de mundo de un pueblo!) e ir ¨avanzando¨junto con la sociedad occidental vendiendo cuadros hechos sobre materiales mega occidentales. No sólo se comercia un objeto estético más, sino que se vende parte de toda una cosmovisión, tradiciones y demás sucesos que para los pueblos aborígenes tienen una gran significación que los occidentales nunca llegaremos a comprender. Pero como mencioné en un principio, desgraciadamente entras o no al juego del capitalismo. Nancy Medina Servín 6to. Semestre en Estudios y gestión de la cultura
Me parece que es muy importante y valioso que se trate de dar a conocer el arte aborigen. En lo personal, yo nunca había tenido ningún acercamiento con él, pero gracias a esto puedo tratar de comprender sus obras artísticas que están influenciadas absolutamente por su cultura. Me gustó el artículo y hubo dos inquietudes que generó en mi durante toda la lectura. La primera es que me encantó la idea de que se den a conocer las manifestaciones culturales originarias de un lugar, porque esto a su vez permite que se expandan y que también se aprecien; saber que sus pintura están fuertemente relacionadas con sus leyendas y que a la vez son como códices (por decirlo así) me resultó fascinante. Pero, la otra inquietud que me surgió fue que tan occidentalizadas se encuentran esas obras de arte, hasta que punto solo son aborígenes o ya son una hibridación debido al material en el que se plasman y la idea de comercialización. A pesar de esa reflexión, me parece un buen principio para relacionarse más con el arte aborigen.
Sin duda los mitos han jugado un papel fundamental en los orígenes de las culturas. Considero de gran importancia que este tipo de proyectos se realicen para preservar estos valiosos conocimientos y cosmovisiones que pudieran estar alejadas a las que estamos acostumbrados en el mundo occidental actual. Sin embargo, como ya lo mencionó Nancy Medina, es de gran importancia observar que estos pueblos aborígenes han tenido que irse adaptando al mundo actual, tan rápido y “globalizado”, tendiendo a desaparecer por estas mismas causas. Sin duda esta intervención es un gran mérito la preservación de estas culturas, considero que el mismo conocimiento por parte de los creadores del proyecto sobre sus límites al hablar de otra cultura, el análisis de campo que tuvieron que realizar para saber si realmente su proyecto era viable tanto para ellos como para los aborígenes, es una labor considerablemente valiosa. Pamela Carrillo Estudios y gestión de la cultura Sexto semestre
Resulta fantástico que existan organizaciones que se encargan de promover y salvaguardar las manifestaciones artísticas de ciertos pueblos haciéndolas accesibles a una mayor cantidad de espectadores. Si no fuera por ellas, varias de éstas no se conocerían y no podríamos generar nuevas conciencias respecto a nuestro entorno. El arte aborigen australiano, como se menciona en el artículo, resulta tan atractivo visualmente que privarnos de éste sería una pérdida y más cuando no se conoce la historia que hay detrás de ellos; saber que interpretan una historia mítica eleva su contemplación a un plano iconográfico completamente nuevo. Respecto a la los soportes occidentales que se están facilitando a los aborígenes para "convertir las obras artísticas visuales [...] en creaciones permanentes, transportables y junto con esto, comerciables," me salta una pregunta: ¿por qué no sé recurrió a la documentación fotográfica de los cuerpos de los bailarines o de la arena? También comprende una forma de preservar el arte aborigen y con ello no se eliminarían los soportes tradicionales de éstos. Además podría detonar en una colaboración interesante entre fotógrafo-aborigen-bailarín.
El artículo pone en evidencia la importancia de la organización de las culturas aborígenes. El hecho de que logren plasmar sus leyendas en obras pictóricas e incursionar estas al mercado del arte, no sólo propicia la conservación y difusión de sus tradiciones; sino que se convierte en un beneficio económico para estas comunidades, que les permite seguir con su estilo de vida sin tener que ser sometidos a la occidentalización que podría terminar en la desaparición de sus tradiciones y de las comunidades mismas. Sofía Gabriel
Esta labor en conjunto, entre artistas aborígenes y comerciantes de arte luce fructífera y beneficiosa para ambas partes. Por una parte los locales pueden seguir con sus tradiciones y obtener un incentivo económico justo, cosa que hoy en día no ocurre en todas partes, la mano de obra de artesanos está devaluada y no se le da el mérito que se merece por lo que deben abaratar su mercancía. Del otro lado los comerciantes de arte han encontrado un producto exitoso que se vende casi por si solo, y si bien quiero creer se agrega una satisfacción por promover un artesanos con talento. Sin embargo este proyecto puede resultar en mayor o menor medida contraproducente ya que el arte deja de hacerse por el arte, o por tradición ahora es por motivación capitalista lo que desmitifica las pinturas y desvanece su intención original. Sólo es cuestión de ser prudentes, cautelosos y actuar con buena fe.
Me interesa muchísimo la cultura australiana y siempre es emocionante saber de ella, en el caso de el arte aborigen, me gustó mucho la idea de plasmar las historias mitológicas o como lo llaman en el artículo "narraciones visuales" lo cual me parece una muy buena descripción, que además son de gran importancia porque como es mencionado te dan lecciones. Me parece maravilloso que existan organizaciones que apoyen estos magníficos trabajos y que logren expandir estas obras no solo en Australia sino también fuera.
Me parece muy valioso el esfuerzo que se hizo para que el trabajo de los aborígenes australianos (en este caso, los artistas) se pudiera insertar en el mundo del arte contemporáneo. Al leer el artículo, me pareció sumamente interesante que lo que vemos en los lienzos es una representación de sus mitos, es un reflejo de su cosmogonía y aunque tal vez no lo entendamos del todo, podemos apreciarlo y dar cuenta de la riqueza cultural que hay detrás de su trabajo.
El plasmar en un soporte occidental los mitos y tradiciones, o aquello que su cultura considera que debe preservarse y transmitirse me parece importante no sólo como una forma de comunicar su cultura a otras y obtener dinero de comerciar estos productos, sino como una forma de reproducción cultural. Lo que quiero decir es que incluso al interior de las comunidades aborígenes australianas, las nuevas formas de expresión, como es el arte contemporáneo aborigen, sirven a la conservación, puede que generen mayor interés en los jóvenes, por ejemplo, que las artesanías tradicionales. Los contenidos se continúan comunicando al interior a la vez que se dan a conocer en el exterior.
Agradezco mucho este artículo, este es mi primer acercamiento con el arte aborigen australiano. En general, creo que los esfuerzos externos (de estudiosos del arte y antropólogos) que se enfocan en rescatar, preservar y difundir estas manifestaciones, no deben desestimarse, siempre y cuando esté claro que trabajen en beneficio de estas comunidades y no bajo su propia agenda. Explorar las posibilidades de explotación económica, en favor del desarrollo y la sustentabilidad de los grupos endémicos, puede resultar un laboratorio próspero y recomendable, siempre y cuando no se pierda de vista el objetivo original. Después de que este artículo picara mi curiosidad, y me llevara a googlear ejemplos de este tipo de manifestación artística, no me cabe duda de que la difusión de ésta, es una oportunidad positiva para ambos lados de la moneda: productores y consumidores.
Me parece muy acertado empezar un artículo de esta naturaleza con un mito, nos va llevando de la mano y nos acerca a estos aborígenes australianos y al mundo occidental, el mercado del arte tan competitivo, y la posibilidad de que estos nativos vivan de su arte sin mal abaratarlo y sin “prostituir” su cultura ya que en estricto sentido “el secreto” de su arte está con ellos. Me pareció un artículo muy digerible aun que no esté en contacto con el tema te da un panorama general y una especie de conclusión del mismo.
Una iniciativa importante, así no muere una tradición. Importante también es, hacer de esta bellísima expresión eso, y no someterla a las reglas del mercado que en ocasiones tienden a imponer depredación y devaluación del trabajo.
Me parece hermosísimo que el artículo logre evidenciar el mito que hay detrás de las expresiones aborigenes. Muchas veces se ignora el contenido actual dentro de las manifestaciones artísticas que se muestran. Es importante señalar como debería de haber más organizaciones, que savalguarden y promuevan estas expresiones tan importantes no sólo para una nación sino como patrimonio humanitario para todos
Me parece soprendente esta actividad y ciertamente como se menciona al inicio del artículo, el surgimiento de organizaciones que se preocupan por proteger a estos grupos étnicos de su desaparición. Sin embargo me parece difícil pensar que insertarlos al mercado del arte puede ayudar a que se mantengan las tradiciones de estas culturas que inicialmente no participaban del sistema capitalista. Ciertamente podrá conservarse la tradición en cuanto a su cualidad estética, pero es posible que los mismos integrantes de estos grupos aborígenes vayan olvidando su propia historia y por lo tanto que sus obras no cumplan con éxito el propósito de conservar su cultura.
Me parece soprendente esta actividad y ciertamente como se menciona al inicio del artículo, el surgimiento de organizaciones que se preocupan por proteger a estos grupos étnicos de su desaparición. Sin embargo me parece difícil pensar que insertarlos al mercado del arte puede ayudar a que se mantengan las tradiciones de estas culturas que inicialmente no participaban del sistema capitalista. Ciertamente podrá conservarse la tradición en cuanto a su cualidad estética, pero es posible que los mismos integrantes de estos grupos aborígenes vayan olvidando su propia historia y por lo tanto que sus obras no cumplan con éxito el propósito de conservar su cultura.
En este tipo de acciones colectivas se puede ver que el mercado del arte puede ser utilizado en beneficio de comunidades como la aborigen australiana, pues aunque también se lucra demasiado en ente ámbito, este es un ejemplo de lo positivo que puede ser. Estoy de acuerdo en que se corre el riesgo de valorar sólo la estética aborigen y dejar de lado la cultura y los mitos que se encuentran inmersos en sus obras, pero al mismo tiempo se refuerza en nuestro imaginario la existencia de estos valiosos grupos aborígenes. Quizá puedan tomarse medidas o generarse propuestas que permitan conocer aspectos históricos, mitológicos y culturales, los cuales enaltecen aún más su estética. Pero tampoco dudo que ante tal belleza la gente se cuestione acerca de su origen, de quiénes son sus creadores, y cosas por el estilo. Por esto mismo, este tipo de proyectos me parecen un rescate al patrimonio local, la vía de su difusión y preservación. Un punto más que beneficia el mercado del arte (ante tantos otros negativos, como por ejemplo, el lucro a comunidades indígenas en Oaxaca y Chiapas). Ojalá pudiera asegurarse la fidelidad a la cultura e historia en la producción de obras "nativas", pero difícilmente se conservan cuando se producen industrialmente y se venden al mayoreo. Afortunadamente, este no es el caso.
La tradición oral de una cultura, sus mitos e historias, al ser historias funcionales y de enseñanza, son una gran herramienta para conocer la cosmovisión y normas morales de la vida cotidiana; es decir su estilo de vida. No hay que olvidar que son imágenes compuestas por elementos simbólicos. Al ser vendidas como obra de arte, quizá hay que procurar resaltar esa parte del significado que tienen y no sólo venderlas por ser una composición estéticamente agradable.Aunque claro que lo son. Me llamó la atención el concepto de "conocimiento secreto" considero que así se han mantenido muchas tradiciones sin corromperse, pues sólo quien las valora realmente tiene derecho a conocer ciertos significados y así se conservan. Al final, considero importante resaltar el papel del mercado del arte como herramienta para conservación de patrimonio cultural no tangible. También, mediante estas asociaciones sin fines de lucro, no sólo se sigue reproduciendo su legado cultural y se mantiene vigente, sino que los artesanos tradicionales tienen la oportunidad de explotar su trabajo y oficios. Además de que le dan el valor simbólico a los productos artísticos.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.