Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Al Documentar


Sandra Bonomini. Fotografía de Lala Nomada. Latitud 32°N 55°S. Colonia
 

SIN TÍTULO

Por Lena Geuer

Entra en la sala con un vestido llamativo, zapatos con tacos altos, maquillada. En el piso se encuentran kiwis. Ella agarra uno y lo coloca entre sus piernas en el interior de su bombacha. Aprieta las piernas y la pulpa de la fruta fluye hasta el piso. Continúa el procedimiento mientras poco a poco se desviste hasta quedar completamente desnuda frente al público. Piernas, cuello y axilas tienen la función de un exprimidor. Con movimientos exactos, ella oprime cuello contra hombro, muslo contra muslo, brazo contra axila y así se deshace de la forma del kiwi. Queda su cuerpo bañado en el jugo de la fruta. Se acuesta en el piso y termina la performance.

El cuerpo humano y el kiwi entran en un diálogo. Deformado y deshaciendo con las herramientas del cuerpo, la artista busca y se enfrenta a las consecuencias de las nuevas formas que surgen del acto.

La performance forma parte de un festival llamado «Latitud» en el cual se unen artistas de América Latina en Alemania para performar y discutir el arte.
Pero ¿qué relación tiene este acto artístico con América Latina y el “arte latinoamericano”?
La artista se llama Sandra Bonomini, es peruana y actualmente vive en Brasil. Este texto podría haber comenzado de una manera diferente quizás vinculando la performance con diferentes imágenes que de inmediato vienen a la mente: el recuerdo de la violencia y el terror causados por las dictaduras militares, las consecuencias del colonialismo y la extracción de materias primas en todo el continente, el machísmo– ya que la performance se llama “Kiwo (man)” y los kiwis en la bombacha de la artista provocan la comparación con los genitales masculinos – , el exotismo, el vínculo profundo con la naturaleza, etc.
Pero la idea principal es mirar al acto artístico sin verificar clichés o simplemente abrir categorías dadas. Por eso la artista Lala Nómada, que nació en México y que vive y trabaja en Berlín, creó Latitud. El proyecto ofrece una plataforma para rastrear nuevos discursos con el objetivo de poder hablar de “arte de América Latina” o de “arte de Latinoamericanos”, y de esta manera ampliar el término categórico.

Para ir más allá de las categorías hay que hacer visible varias perspectivas.
En la performance de Bonomini encontramos una perspectiva asociada al acto de la mujer, otra relacionada con la forma y función de su cuerpo, otra es el diálogo entre sujeto y objeto y otra mirada se dirige a su persona que pertenece a una cultura. Pero al colocar la cultura a la que pertenece la artista al comienzo de la reflexión – algo que ocurriría si el título de este texto fuera “arte latinoamericano” – cometemos el error de encasillar el arte en una forma dada y justo ahí es en donde Lala Nómada busca intervenir. A través del festival Latitud que este año tomó lugar en Berlín y Colonia se crean nuevos entornos y así surgen nuevas perspectivas y nuevas problemáticas. Estas problemáticas ya no son únicamente “latinoamericanas”, son problemáticas vinculadas con el mundo, también con el mundo occidental, ya que el colonialismo y la sobreexplotación de los recursos naturales no son “inventos” latinoamericanos, sino intereses económicos de los países industriales.

 


Sandra Bonomini. Fotografía de Lala Nomada. Latitud 32°N 55°S. Colonia

 

Sin embargo, Luís Felipe Noé, artista y teórico de la Argentina, en su libro «Antiestética» (1965) señala que un artista pertenece a un “tiempo y a un lugar”. Esto significa que el artista se relaciona con la problemática en la cual está inmersa. A nivel político y económico la problemática peruana, chilena o argentina, sin dudas, se diferencia de la problemática alemana, italiana o francesa. Pero aún es más complejo porque la problemática chilena también se diferencia de la problemática peruana y la peruana de la brasilera. Entonces dentro del término “arte latinoamericano”, que incluye el concepto de la nacionalidad, y esta a su vez incluye la política y economía de un país, existen múltiples variaciones.

Buscar diálogos, buscar distintas perspectivas, mirar el acto como búsqueda de una necesidad humana, son posibles caminos que pueden acercarnos al arte y a la vez a la artista en su condición política y social. Pero anteponer la condición política como parámetro hacia un continente entero desemboca en una imagen desfigurada y solamente permite moverse entre una multitud de estereotipos.

Redefinir, repensar y recrear esos términos y a la vez las perspectivas del arte de performance, es una de las metas que se propone Latitud. Ya que el término “latitud” nos indica la línea imaginaria que se extiende desde entre el norte de México hasta el sur de Chile y Argentina – indicando así las multitudes de vegetación, culturas, idiomas y artes del continente latinoamericano.

José Jiménez, en su ensayo, «Pensar desde América Latina», señala:

Sería así mucho más apropiado hablar, subrayando la pluralidad, de ’arte de las Américas‘, de su riqueza y superposición o mestizaje de fuentes culturales diferentes, que de arte latinoamericano‘. Aunque, lamentablemente, la fuerza homogeneizadora del mercado y de los medios de comunicación será, en este caso, como en tantos otros, insuperable. (Jiménez 2011: 10-11)

La insuperabilidad es cuestionable. Realmente, ¿hay que inclinarse frente al mercado y los medios? “Dónde hay mercado, no hay arte”, cita Boris Groys este año en una conferencia que dió en Buenos Aires al artista Georg Baselitz. Claramente hay que diferenciar entre arte y mercado, entre interés económico e interés artístico.

 


Graciela Ovejero Postigo. Fotografía de Boris Nieslony. Latitud 32°N 55°S. Colonia

 

En una performance que también ha ocurrido en este festival, la artista Graciela Ovejero Postigo se acerca a esa problemática.
No news is good news – dice el cartel que la artista trae al escenario. Ella misma viene cubierta de pañuelos para que el público no reconozca su cara. En su performance simula el gran aparato de los medios. Donde cuenta: mientras peor sea la nota, mejor será el efecto. No news is good news se refiere a la paradoja de la función de los medios que encuentran su deber principal en informar con la libertad de prensa. ¿Pero qué tan libre podrá ser un medio que “vende” mejor, en tanto peor e impactante sea la información? Esa pregunta va de la mano con la problemática a la cual se refiere Jiménez cuando menciona el mercado y los medios de comunicación como “fuerza homogeneizadora” que no sólo informan sino dominan opiniones, gustos y formas de ver.

 


Graciela Ovejero Postigo. Fotografía de Boris Nieslony. Latitud 32°N 55°S. Colonia

 

En la performance Ovejero Postigo involucra al público en el acto de “pescar“ noticias y colocarlas en una soga. Así crea un acto social en el cual toda la gente está unida por el hilo de la caña de pescar. Lo que el “pescador” podía “pescar” estaba escondido en una bolsa, pero finalmente cuando había éxito en “la pesca”, aparecía una uva y pegada a ella palabras cortadas de un diario. En ese acto arbitrario se detectan nuevas formas de cómo tratar informaciones que nutren nuestra mente. Deshaciéndose primero del contexto, el diario, después de las frases, el idioma, para finalmente quedarse con las palabras, el espectador forma parte de la deconstrucción del medio y a la vez participa en la creación de su nueva forma, que es artística.

 


Lala Nomada. Fotografía de E. Schaller. Latitud 32°N 55°S. Colonia

 

La última performance del festival*, está a cargo de la organizadora, Lala Nómada.
Vestida de blanco, arma un escenario de contrastes cuando rompe trozos de carbón con un martillo. El piso se llena de tierra negra. La artista, mientras dos personas siguen rompiendo carbón, se coloca en el medio del escenario y empieza a masticar el carbón. Después escupe la masa negra en su mano y sigue mordiendo otros trozos. El cuerpo no es solamente “forma”, también tiene un adentro y afuera, una superficie que sólo se hace visible por un espacio interior. Masticando un material que no puede ser comido, Nómada nos muestra la vulnerabilidad del cuerpo cuando costumbres habituales, como comer, sirven para explorar nuevas funciones de la herramienta “boca”.

 


Lala Nomada. Fotografía de E. Schaller. Latitud 32°N 55°S. Colonia

 

“Un salto en el vacío no es una relación con el vacío. Es ante todo una relación con lo circundante”, señala Noé en Antiestética.
Uno puede adoptar la fórmula de Noé y decir: Una problematización latinoamericana no es una relación con lo latinoamericano, es ante todo una relación con el mundo.
Pensar en el arte, en síntesis, significa pensar en el mundo.
Mostrando la formación y deformación de objetos, como la pulpa del kiwi, la masa negra del carbón y las palabras que forman frases y así textos, las artistas nos dan una posibilidad para repensar nuestras formas de ver y de entender el mundo.

Lena Geuer
lena.geuer@uni-duesseldorf.de


* FESTIVAL LATITUD 32°N / 55°S

 

 

Hubo varias performances, para mayor información sobre las artistas mire la página web:
http://latitud-32n55s.flavors.me


Y el programa: http://latitud-32n55s.flavors.me/#program

 


 

Lena Geuer

Después de haberse recibido en literatura española y latinoamericana, historia del arte y gestión de arte internacional en las Universidades de Friburgo de Brisgovia y Colonia, Lena Geuer empezó su doctorado en la Universidad de Düsseldorf. En su investigación se dedica a la obra de dos artistas de la Argentina, Luís Felipe Noé y Marta Minujín. A partir de octubre 2015 la doctoranda participa como becaria en la escuela de posgrado "materialidad y producción“ de la Universidad de Düsseldorf.

Escáner Cultural nº: 
184

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
2 + 18 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.