Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

 

 

 

 LA CERTEZA DE THICH QUANG DUC

 

 

Por Alvaro Oliva

alvaro_oliva@hotmail.com

 

Para nadie es un misterio que el budismo ha sido prohibido en muchos lugares del mundo  y ni siquiera es necesario desempolvar la historia de las atrocidades que se han cometido en China, ya que hoy más que nunca han salido a la superficie. Sin embargo, uno de los tantos "mártires" que han surgido quedó inmortalizado para siempre por el fotógrafo Malcolm Browne.

Thich Quang Duc fue un monje budista que se manifestó en contra de la persecución religiosa en el año 1963.Su imagen dio la vuelta al mundo después que su sencilla vida se cruzó con Browne y su curiosa cámara ávida de éxito

Durante la mañana del 11 de junio, de 1963, Malcolm se acercó al cruce del boulevard Phan Dinh Phung y la calle Le Van Duyet, en el centro de la ciudad vietnamita de Saigón. Este lugar se había convertido en el epicentro de una protesta de monjes budistas en contra del gobierno católico de Ngo Dinh Diem que continuamente reprimía el pacífico credo de los manifestantes.

Browne, que trabajaba para Associated Press, estaba a la caza de la mejor fotografía hasta que en forma sorpresiva un automóvil frenó en medio de la calle y posteriormente, bajaron tres monjes. Uno de ellos era Thich quien se sentó en el pavimento con una caja de fósforos en la mano mientras los otros lo rociaron con gasolina.

La chispa que provocaron los dedos del monje dieron paso a una enorme  llama que lo consumió ante la mirada atónita de los testigos y la cámara de Malcolm. Sin embargo, ni el fotógrafo, ni la muchedumbre trataron de apagar el fuego, quedaron paralizados ante el pacífico monje que no movió ningún musculo de su cuerpo mientras el infierno lo devoraba.

Lo que buscaba Thich Quang Duc con su inmolación era llamar la atención del mundo sobre la represión que el gobierno de Diem ejercía sobre el pueblo budista, que era mayoría en Vietnam. El represor católico había recibido, poco antes, el apoyo explícito de los Estado Unidos (Jhon Kennedy) que lo había ayudado a llegar al poder con la idea de que era el mejor modo de impedir que el país cayera bajo el control comunista.

Sin embargo, se dice que poco después del sacrificio de Duc, cuando Kennedy tuvo la foto de Browne en sus manos decidió que Diem tenía los días contados. Durante la segunda mitad del año, otros cinco monjes budistas ofrecieron su vida por la misma causa que Thich Quang Duc.

En diciembre, el régimen de Diem había sido depuesto, Nguyen Van Thieu presidía Vietnam en su lugar, Kennedy había sido asesinado y, en los Estados Unidos, la opinión pública empezaba a unirse en bloque en contra de la guerra. Fue así como la foto tuvo profundos efectos.

A comienzos de 1964, Malcolm ganó el premio Pulitzer a la mejor fotografía periodística del año. No obstante, a pesar del esperado éxito obtenido este fotógrafo no pudo ocultar su arrepentimiento por no haber hecho nada por el ensimismado monje. Fue así como una valiosa vida se apagó en aras de los derechos de los budistas.

 

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
10 + 6 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.