Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Brujas y uno de sus múltiples canales. Foto: Fernando Villegas.

Brujas y uno de sus múltiples canales. Foto: Fernando Villegas.

 

ENTRE PUENTES Y MERCADERES

 

“Quien gran fortuna tuviese y con voluntad de ella se desprendiese,

hallaría en esta sola ciudad lo que por todo el mundo crece y se viese”  

(anónimo)

 

De forma muy similar se pronunciaría Pero Tafur en sus Andanças de trotamundos refiriéndose a la magnífica ciudad-puerto del antiguo Flandes, conocida como la Venecia del norte: Brujas[1]. Hablaremos ahora muy brevemente del nacimiento y desarrollo de esta ciudad tomándola como pretexto para referirnos a un modelo de urbanismo que aunque no tan frecuente, no por ello resulta menos interesante.

 

Las ciudades nacen y se desarrollan por muy variados aspectos. La situación geográfica es muchas veces factor predominante. Aguas de ríos y mares marcan un hito en toda ciudad europea de importancia, abasteciendo de agua los unos y dibujando un límite natural preciso que además de protección brinda frescura, belleza, verdor y paisajismo. La riqueza fértil de la tierra importa aun más pues es la que habrá de abastecer a la ciudad y sus habitantes con el alimento básico; sin ella, la subsistencia parecería imposible. Y si vamos a hablar de Brujas necesitamos situarnos en plena Edad Media y no olvidar la profunda relación que tiene el hombre de entonces con los ciclos naturales. esta relación quedará grabada en la piedra de muchas catedrales, en las páginas de prodigiosos libros de Horas y  en los basamentos de muchas fuentes. Fuente recurrente de la iconografía y el arte, el calendario agrícola relata esta historia de cambios y de actividades precisas, regidas todas ellas por la naturaleza. 

 

Brujas es en este sentido una ciudad desafiante. Su origen como ciudad puerto está definitivamente ligado al entorno pero las razones de su desarrollo y magnificencia hunden sus raíces en una causa distinta a la del favor de la tierra y el paisaje. No será el peregrinaje de almas hacia un sitio religioso lo que la haga importante ni tampoco el que sea este un hito político. El alma de Brujas será, desde sus orígenes como ciudad, el comercio. Su crecimiento y desarrollo puede junto con muchas de las mas importantes ciudades italianas, considerarse  ejemplo clásico de urbanismo mercantil. Así, mientras que a Compostela, Roma o Bizancio se viajará por motivos religiosos, a Laón, París o Chartres con motivos teológicos y a Toledo o Córdoba por motivos culturales, Brujas atraerá las miradas de toda Europa por el comercio; será muy pronto un imán de mercancías.

 

El decoro de la imagen urbana de Brujas es sin duda una de sus características mas notables; ciudad de recovecos y reflejos románticos y seductores. Foto: Fernando Villegas.

El decoro de la imagen urbana de Brujas es sin duda una de sus características mas notables. Foto: Fernando Villegas.

 

Su crecimiento nos muestra las distintas etapas en el desarrollo urbano de una ciudad de este tipo; permite usarla como modelo para entender lo que sucedió, aunque en diferentes escalas, en otras ciudades en las que el comercio tuvo una importancia determinante: Un gran castillo, hogar de una aristocracia acomodada, se levanta en medio de un espacio definido por algunos canales. Para llegar a este recinto resulta obligado el uso del puente. Así, este será desde los orígenes de la ciudad el elemento urbano mas importante; el tejedor de la gran retícula. No será la muralla, ni las altas torres, ni la catedral, ni la puerta, ni el propio castillo o palacio de gobierno lo que defina a Brujas; serán sus puentes. El propio nombre de la ciudad permite dar fe de esta circunstancia: Brujas significa puente[2] pero no solo ello, el lema de los mercaderes se vuelve muy pronto “vamos al puente”, ese espacio de reunión empieza a adquirir importancia y a transformarse junto con la misma ciudad. El puente se vuelve calle, garantía de seguridad para el transporte de mercancías, puerta de entrada y salida, liga entre espacios y  por consecuencia inmediata, ineludible lugar de paso. Ante la búsqueda por parte de la nobleza de objetos de lujo que adquirir, los comerciantes no pierden oportunidad y se sitúan muy cerca de las puertas del castillo, a orillas del puente. Esto provoca la creación de un micro espacio urbano, un mercado en miniatura en el que la aristocracia se detiene a explorar las curiosidades.

 

Así, siguiendo la regla de mercado “dinero sigue a dinero”, muy pronto los pequeños puestos de comerciantes se ven acompañados de otros en los cuales se ofrecen refrescantes bebidas, seguramente también de carácter exótico. Y cuando el comercio se vuelve ley consuetudinaria, se puede dejar a un lado la construcción efímera y dar paso a edificaciones sólidas en las cuales no solo albergar el comercio de estos productos, sino nuevas actividades.

 

De esta manera, lo que en un principio fueron unos cuantos puestos ambulantes, se convierte ahora en toda una serie de locales comerciales que van dando forma propia a la ciudad. Las tabernas pueden abrir sus puertas ofreciendo alimento y diversión a nivel de calle, pasando a convertirse en hostales y espacios de descanso en los niveles superiores.

 

La ciudad de Brujas actualmente. Foto: Fernando Villegas.

 

 La ciudad de Brujas actualmente. Foto: Fernando Villegas.

 

Ya para el siglo XV Brujas está consumada como una de las mas importantes ciudades comercio en Europa. Como dijimos al inicio, su referente comparativo obligado será Venecia. La diferencia fundamental entre ambas es que esta última depende principalmente del comercio local mientras que nuestra ciudad es grande por su internacionalismo; funciona como receptáculo y surtidor de toda la Europa occidental. Es un punto de encuentro que terminará convirtiéndose en una de las ciudades financieras más importante del occidente. Como cabeza del condado de Flandes, se proyecta como una ciudad de calles vivas e inquietas, cargadas día y noche de actividad comercial y financiera. Su equipamiento urbano no deja lugar a dudas respecto a su jerarquía como ciudad nobiliaria: De grandes aposentos, iglesias, monasterios y mesones. Aquí llega la mercancía de Inglaterra, Alemania, Holanda, Borgoña, Picardía, Francia y el propio Flandes. Pero lo más interesante es que por su posición estratégica, funciona como ciudad puerto para todas estas ciudades, como si fuese propia. Cada uno de estos reinos llega a Brujas para vender a los de afuera, como si estuviesen dentro de su propia casa o nación. Todos hacen de Brujas una ciudad propia en donde poner sus mercancías. Es evidente que con estos requerimientos mercantiles muy pronto la ciudad crecería para transformarse en banco y centro bursátil, con divisas de todas las regiones circulando por sus calles y con gentiles y damas deambulando por los puentes expresándose en todos los idiomas y dando a Brujas una cultura propia, diversa y excitante.

 

Tal como nos lo refiere el viajero castellano Pero Tafur, en el año de 1438:

Allí vi las naranjas e las limas de Castilia, que paresçe que entonçes las cogen del árbol; allí las frutas e vinos de la Grecia, tan abondosamente como allá; allí vi las confaqiones e espeçerías de Alexandria e de todo el Levante, como si allá estoviera; allí vi las pelleterías del mar Mayor, como si allí nasçiera; allí estava toda Italia con sus brocados e sedas e arneses e todas las otras cosas que en ella se fazen. Ansí que non ay de parte del mundo cosa donde allí non se fallase lo mejor que en ella ay. Avíe en aquel año que allí fuí muy grant carestía de pan ... (Andanças e Viajes de... Pero Tafur. Ed. Barcelona, 1982, pp. 250-254).

 

 

 

 

Marco Antonio López Sánchez.

Arquitecto e investigador de Cultura Medieval.

México.

marco@iod.com.mx

www.iod.com.mx


[1]Para los interesados en conocer el resto de estas Andanças, sugerimos la lectura del octavo volumen de la Colección de Libros Españoles raros ó curiosos, titulado Andanças é Viajes de Pero Tafur por diversas partes del mundo ávidos (1435-1439).

[2]Brugghe, en lengua vulgar. (Johannis Longi: Cronica Sancti Bertini. S. XIII)

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Tafur, Pero. Travels and Adventures (1435-1439). Translated and edited with an Introduction by Malcolm Letts. London. 1926.

Johannis Longi:Cronica Sancti Bertini. S. XIII

Andanças e Viajes de... Pero Tafur. Ed. Barcelona, 1982

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
1 + 2 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.