Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Arte y Tecnología

 


Detalle del montaje y realización de Rainforest IV.

 

FESTIVAL TSONAMI 2013

Por: Fernando Godoy

Entre el 25 de noviembre y el 15 de diciembre se realizó en Valparaíso el VII Festival de Arte Sonoro Tsonami. En esta versión las actividades estuvieron marcadas por un mayor énfasis en nuevas estrategias de producción, como fueron las residencias y en el desarrollo de procesos de investigación, junto a una serie de actividades de formación, exhibiciones y presentaciones en vivo.

El proceso de residencias comenzó con una convocatoria abierta, lanzada en el mes de julio, bajo el titulo de Lugar, Escucha y Registro. De un total de cincuenta propuestas se seleccionados cinco que debieron responder al llamado de investigar los fenómenos sonoros en vinculación con el espacio urbano. Dichos proyectos tuvieron dos semanas para investigar y proyectar en la ciudad, tiempo en que se realizaron registros sonoros del mar y las comunicaciones de barcos (Merche Blasco), investigaciones sobre los loros (Andrea Rioseco + Taller Dínamo), registros de Valparaíso bajo tierra (Magdalena Chiffelle), sonificaciones de los suelos de la ciudad (Felipe Gutierrez) y estudios del habla porteña (Marte Roel). Durante cada una de estas investigaciones, los artista crearon bitácoras para documentar y reflexionar sobre sus procesos, esta documentación puede ser consultada en http://lugarescucha.blogspot.com. A modo de cierre, se realizó una presentación pública de los proyectos y se abrió una exhibición colectiva en el Parque Cultural de Valparaíso (PCdV), que duró hasta el 15 de diciembre.

El desarrollo de las residencias, durante el tiempo de trabajo de dos semana, estuvo mediado y coordinando por la plataforma y grupo independiente de artistas Pia Michelle, quienes además se encargaron de la curaduría de la exhibición colectiva en el PCdV.

La inclusión de las residencias en el festival no es algo casual y obedece a un interés por acentuar los procesos artísticos y la creación. Un festival es por defecto un espacio de presentación al público, pero también es un lugar de encuentro, intercambio y, en el caso de Tsonami, de investigación y desarrollo de procesos creativos. Este enfoque es algo que viene reforzandose en las últimas versiones del festival, especialmente a partir de un interés por trabajos específicos.

 

    
Inauguración de la exhibición colectiva de los proyectos en residencia, PCdV.

Tsonami 2013 fue también una instancia de formación a través de talleres: Derek Holzer (Usa) enseñó a construir pequeños y autónomos instrumentos sonoros construidos artesanalmente. Klaus Filip (Austria) introdujo el uso del software ppooll, programado por él y usado por varios artistas sonoros a través del mundo. Finalmente John Grzinich (Usa/Estonia) hizo un taller donde se investigó la escucha, el espacio arquitectónico y la experiencia sonora. Todos estos talleres estuvieron centrados en generar pequeños espacios sociales donde generar intercambios entre los artistas y los alumnos asistentes, finalizando con presentaciones públicas donde el uso del espacio y la experiencia sonora eran centrales.

 

        
Presentación del taller SoundBoxes, dirigido por Derek Holzer.

 

Los conciertos estuvieron caracterizados por presentaciones de artistas principalmente extranjeros que trabajaron temáticas como el paisaje sonoro (John Grzinich, Eamon Sprod y David Velez), la electrónica análoga (Derek Holzer y Robert Piotrowicz) y la performance (Marc Berhens).  La inauguración estuvo a cargo de Michael Vorfeld en una acción basada en la activación y manipulación de ampolletas para crear sonido, Light Bulb Music. Los nacionales estuvieron representados por dos chilenas, Valentina Villarroel y Barbara Gonzalez, además de la realización por parte de la organización de Tsonami, más músicos invitados, de la mítica obra de David Tudor Rainforest IV, donde la sala es intervenida con objetos colgantes que se hacen resonar por medio de transductores, generando un medioambiente electroacústico resonante.

 


Presentación Light Bulb Music de Michael Vorfeld.


Desde sus inicios Tsonami se ha interesado por incorporar espacios públicos y lugares no convencionales para exhibir instalaciones/intervenciones de arte sonoro y este año no fue la excepción instalando un container con la obra Photophon del austriaco Klaus Filip, un trabajo que traduce sonido en luz y viceversa a partir de unos audífonos especiales con los que el espectador puede construir una composición a partir de sus movimientos y posición en el espacio.

Además, la obra del chileno Francisco Navarrete fue emplazada directamente sobre el mar, a un costado del muelle Barón. Navarrete construyó una balsa donde un sistema de audio, alimentado por energía solar, reproducía relatos de porteños describiendo una serie de imágenes fotográficas que él mismo realizó en sitios en construcción, visibilizando el tema de la especulación urbanística en la ciudad.

 

           
Detalle de la obra Photophon, de Klaus Filip, container en Plaza Cívica.           

 

Además de estas obras, se utilizaron dos salas para realizar exhibiciones colectivas. En la sala Puntángeles se encargaron obras a tres artistas chilenos, Martín Kaulen, Pia Sommer y el colectivo OTF de Concepción, articuladas bajo los conceptos de Lugar, Escucha y Registro. La obra de Sommer, Suelo Hz, se construye a partir de registros de suelos de Valparaíso, los que fueron frotados para generar dibujos con la técnica del frottage. La obra de Kaulen utilizó un microscopio para visualizar y proyectar muestras de agua del mar, paisaje que era influido y activado por el sonido recogido del acto de caminar sobre una superficie especialmente diseñada y amplificada. Finalmente el trabajo de OTF, Maquinaria de Viaje, consistió en una maleta que se activa al abrirse y donde se presentaban registro y documentación de trabajadores ferroviarios en torno a ramal corto Laja, en Concepción.

Una segunda exhibición colectiva en sala fue realizada como resultado de los cinco proyectos de residencia. Esta fue montada en el Parque Cultural de Valparaiso y estuvo construida a partir de obras realizadas durante este proceso.
 

 
 Detalle de obra Maquinaria de Viaje, del colectivo Obsoletas Tecnologías del Futuro, sala Puntángeles.

 

El espacio radial, que se mantiene desde el año 2009, consistió en cinco transmisiones de una hora de duración, emitidas por la radio Valentín Letelier. Para este año se encargaron obras de larga duración, 50 minutos. Cinco artistas que compusieron en base a la invitación a pensar la temática curatorial del año. El resultado fueron trabajos fuertemente basados en grabaciones del paisaje sonoro.

A partir de esta versión del festival se acentúan aspectos vinculados a la procesualidad del trabajo sonoro, la investigación y el trabajo de campo. Sin duda no todo lo que ocurre durante Tsonami tiene este carácter pero aquí lo importante es que se abren nuevos campos que posibilitan un trabajo más vinculado a lo especifico de cada territorio, a lo contingente de una lugar y un tiempo. Tsonami ha dado un paso en esa dirección, hacia un festival con una lógica capaz de abarcar investigación, creación y presentación de obras en espacios/situaciones que permiten un intercambio y una sociabilización entre artistas, público e interesados en general.

 

Sitio web del festival en www.tsonami.cl

 

Fernando Godoy
Enero 2014

 

 

Escáner Cultural nº: 
166
Gracias, que bueno saber de este singular festival, me interesó mucho. Saludos desde México.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
2 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.