Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

La Casa de Asterión

 


Sos un Mostruo

Taller Monstruo… la invasión del borde

Muñozcoloma
munozcoloma@yahoo.com - www.munozcoloma.com.ar - http://munozcoloma.blogspot.com

 

 

La luminosidad de estos días es horrible, los rayos del sol culebrean por cada grieta que se dibuja en las paredes de esta casa, todo es luz, todo es color, y la verdad (entre nosotros) no la resisto.

 

Hoy, contradictoriamente (como siempre) me enfrasco en una lucha inútil en contra de la melancolía, de todo lo que sugiera un racconto y de cualquier tono que se acerque a lo festivo, y la luz primaveral es, a lo menos, avasalladora y lo peor de todo es que siempre deja la posibilidad (y la obligación) de que se puedan observar con mayor claridad las imprecisiones de todo, y esta casa tan compacta a veces se ha integrado a ese perverso juego sólo para maltratarme (y lo consigue).  Por mi parte, para mantener esa insana costumbre, intento huir de ella estando en ella (comprenderán que todo termina transformándose en un ejercicio, además de absurdo, irracional… de marca mayor) y comienzo a buscar alguna habitación que se transforme en mi bunker, donde los prístino-Disney no tenga cabida.  Pero todas tienen aires primaverales, se encuentran llenas de clichés a medio terminar, llenas de pastiches, y si sumamos que esta propia casa no es más que una sumatoria mal hecha de una serie de caricaturizaciones haciendo emerger pleonasmos tan bárbaros que desencajan a cualquiera.  Los excesos atormentan de una manera ineludible y comienzo mi recorrido (para variar), ese que se configura en un ritmo, ese que cambia constantemente, ese que ha configurado este espacio, pero hoy todo es tiempo, no encuentro un lugar donde descansar o simplemente agotarme de una vez por todas, muy por el contrario, todo lo que comienza a ofrecer esta prisión no son más que instantes intermedios, que se manejan casi en la asepsia absoluta, en la medianía y en la mediocridad de otra existencia, ni siquiera en la propia y me veo reflejado en el otro y hasta me asusta pensar (eso es mentira) que todos somos el otro, y que todos configuramos en esencia la otredad, y yo aumento el ritmo de mis pasos mientras me repito esa frase entre dientes, como una plegaria absurda: “sin riesgo no hay mérito”.

 

Aprieto la mirada y entre tantas puertas cerradas elijo la que tiene columnas salomónicas  en la entrada y me abalanzo sobre ella y de una patada (estilo Bruce Lee, pero sin técnica), abro las hojas de ésta junto con mis ojos y me enfrento a una sala gigantesca y barroca, donde todo es exceso, donde lo dorado es una constante y donde el piso es configurado con mármoles rosas, quizás los mismos que alguna vez fueron transitados por esos baluartes del arte que hoy se pueden encontrar en libros bellamente empastados.

 

Quedo absorto, la sala circular es inmensa como el Panteón, y está rodeada de una infinidad de puertas iguales, tremendas y lustrosas, en tonalidades bronce, excepto una, que está hecha con tablones pintados de diferentes colores abrumados por el tiempo y sin un orden estricto, como resultado de una infinidad de parches custodios de la inclemencia de los años.  Ante demasiada evidencia para la invitación me niego rotundamente a abrirla, y comienzo a abrir las otras, no estoy dispuesto a seguir el juego de este objeto que cobra vida para abrumarme.  Todas las puertas me han llevado a salas más grandes aún, llenas de cuadros y obras de arte, todas son partes de museos, de la institucionalización total de los archivos “rescatables” de las naciones (no de las patrias), salgo de cada una de ellas con la íntima esperanza que la siguiente será diferente, pero no hay caso, y comienzan a acabarse las puertas inexploradas.  Y la de las tablas se me acerca cada vez más con este jueguito de la repetición, al final me aburro y cruzo todo ese hall hacia ese pórtico.  Mientras más me acerco me percato que tiene unas letritas adosadas a ella que conforman la palabra M O N S T R U O, la abro con cuidado y en silencio, pero el crujido me asusta, así que me apuro en entrar y, al contrario de las otras todo es oscuridad, sólo unos pequeños rayos de luz de tono verdoso me permiten ver ciertas partes de esta habitación.  Lo que al principio eran bultos comienzan a develarse como muebles y me percato que al fondo se encuentran de espalda dos mujeres y un hombre empaquetados en unas batas de cirujanos, los cuales trabajan afanadamente en algo que hay sobre una camilla oxidada, del techo bajan unos cables y unas bobinas hacen que salgan algunos destellos de su accionar que iluminan cada cierto instante su “obra”, la cual intento ver, pero cuando me acerco lo suficiente, ellos ponen una sábana sobre ella, se dan vueltas se quitan las máscarillas y se sacan unos guantes de goma ensangrentados, me sonríen, y me invitan a sentarme alrededor de una mesa pequeña en una de las cuatro sillas.  Se secan el sudor de la frente con las mangas de sus batas (las cuales también se encuentran con manchas de sangre), sacan una botella de ginebra y un cenicero.  No hay nada más que hacer… allá vamos de nuevo.

 

 

 

Un monstruo que se alza en medio de la ciudad

 

Los lugares adquieren valor o relevancia sólo cuando la tienen, esto que suena como la peor de las una obviedades (y quizás lo es) devela en parte, que cualquier configuración territorial no es más que una suma de deseos y necesidades, lo otro sólo es paisaje, fondo, ambientación, escenografía, atrezzo de algo más y no lo central, o parte, de un problema.  En el caso del territorio es el que se yergue con la importancia necesaria como para hablar de él, puede ser que algunos digan, bueno el paisaje en sí tiene el valor que le dan las personas, no obstante cuando aparece el carácter utilitario se media con algunos aspectos del arte de otra manera.  Por ejemplo, cuando se realiza un acción, un trabajo del cuerpo, el territorio no es utilizado, sino que, por lo general, es incorporado a la obra (o al trabajo) como algo real, significativo y relevante… no hacerlo implica correr el riesgo de caer en espiritualizar la obra al más puro estilo del siglo XIX. ¿A qué viene todo esto?, sólo que quiero proponer el juego de pensar que el territorio no es un lugar, sino mucho más que eso, un espacio concreto que sirve para parapetar ciertas prácticas determinadas y que ese mismo espacio es incorporado a la práctica, como agente valioso, urgente y obligatorio en la conformación de las significaciones producidas, llegando a constituirse también como parte de un capital simbólico.  Pues bien, en medio de la ciudad de Concepción, Chile, se ha configurado un territorio que, a mi entender, ha puesto en tensión algunos elementos en la producción y desarrollo del arte en esta parte del mundo, escapando de la institucionalidad en la configuración de imaginarios, propuestas y materialización de procesos artísticos… me refiero a un espacio llamado Taller Monstruo.

 

Este taller (que es más que eso) fue creado y es administrado por tres jóvenes: la fotógrafa Soledad Burgos (1), la ilustradora Valeria Hernández (2) y el grabador Eduardo Cruces (3) y surge por la necesidad de juntarse (plantean ellos), y de aglutinar ideas y producciones en un espacio que fuese cálido y agradable, donde la supuesta formalidad convencional no primara sobre la soltura de desenvolverse en un espacio afectivo.   Y si uno lo visita (Calle San Martín 988, departamento F) se da cuenta que es así, más que un taller a los que uno recurre en la memoria, éste se encuentra mucho más cercano a lo doméstico, al calor del hogar podrá decir algún desesperado (como yo en este casa).  Sus espacios se estructuran con mobiliarios casi reciclados, basados en una precariedad minimalista de elementos que de ninguna manera merman el sentido profundo del encuentro que pretende generar y esa misma “carencia” funda un sentido de solidaridad dentro del arte que en todos los tiempos, y más ahora, se hace urgente. Así se convierte enun espacio autogestionado de encuentro que busca experimentar formas multidisciplinarias de relacionarse a través del arte contemporáneo, cuestión que han realizado con actividades como lanzamientos, charlas, conversatorios, talleres, workshops, ferias y residencias, abriendo una instancia de trabajo para artistas nacionales y extranjeros que quieran desarrollar parte de su trabajo en esta ciudad al sur del mundo, y, a la vez, tengan la posibilidad de dinamizar diálogos y redes entre agentes y productores.

 

  

Soledad Burgos, Valeria Hernández y Eduardo Cruces.

 

Como toda empresa ligada al arte y desligada de la institucionalidad su pequeña-gran problemática es el financiamiento ya que todo está basado en la autogestión (léase autofinanciamiento), así las personas que son invitadas a realizar actividades dejan un aporte pequeño para que puedan seguir desarrollándose actividades en una especie de posta solidaria, para que este monstruo siga existiendo y se mantenga ofreciendo esta oportunidad que llena un vacío, entre muchos, para la generación de cierta tensión entre espacios y discursos, y particularmente internalizando el territorio donde se encuentra enquistado, que es el centro de la ciudad, conformándose en un borde espurio que se expande maliciosamente.  Si bien hay otro espacio que ofrece ciertas (otras) bondades como lo es Casa Poli en Coliumo, la territorialidad que lo sostiene es totalmente diferente. Porque, como ellos señalan, “ha resultado súper interesante que en pleno centro de la ciudad se desplieguen prácticas contemporáneas del arte que supuestamente se desarrollan a la “periferia” como relacionalidad y residencia, y dentro de las materias del DIY (Do It Yourself), editorialidad, dibujo, novela gráfica, video y performance”…. “y donde lo “público” es el paradigma, nosotros experimentemos en lo íntimo. Como una especie de reconversión de lo privado: Acceso por citófono, en el tercer piso de un departamento, donde una vez adentro se generan propuestas nuevas del cómo relacionarse. Lo público intimado. Ambas tensiones que se están generando en el taller, son una especie de anomalía del circuito o de sus prácticas convencionales, en Concepción al menos”.

 

 

Hasta el momento, en estos tres meses de funcionamiento, se han realizado una serie de actividades, entre las que destacan:

 

  • Talleres de novela gráfica por Masa Sicotrónica (Claudio Romo, Alexis Figueroa, Carlos Valle y Hernán Rodríguez).
  • Taller de Circuit Bending por Chimbalab.
  • Charlas de “Video Danza”, “Arte y Tecnología” y “Performance” por Jacqueline Vasconcellos, Claudio Rivera y Alperoa.
  • Charla sobre “Cultura DIY experimental latinoamericana” realizado por Constanza Piña (Chimbalab).
  • Conversatorio con artistas participantes en el Encuentro de Performance “Posta Sur”.
  • Presentación de video-performance por Camila Alegría.
  • Conversación pública con el artista colombiano Leonardo Herrera y el artista peruano Christians Luna, residentes de Casa Poli.  Mesa 8.
  • Conversatorios “Editorialidad Regional y Difusión”, convocada por Contexto Crítico.
  • Lanzamiento del fanzine Monstruo (Irana Douer, Alison Scarpulla, Tourlas, Melchior Tersen, Alyson Von, Crispy Copper, Puño, del cielo,  WardZwart, The horror), con “El sueño de la casa propia” y Montaña extendida como músicos invitados.
  • Tercera Edición de La Feria de ilustración Hola Chao.
  • Lanzamiento del libro de Galería Metropolitana, 2004-2010.
  • “Anomalía 2011”, residencia con el artista de performance Gustavo Solar.

 

 

Conversatorios con Artistas Leonardo Herrera (Colombia) y Christians Luna (Perú) residentes en Casa Poli.

 

Y esto no se detiene (ojalá), se vienen una cantidad de actividades y propuestas (a mi criterio desestabilizantes) a las que uno debería estar atento para apoyar de alguna manera este tipo de acciones que muchas veces logran permear, o ayudan al menos como mediadoras, las propuestas que se mantienen apegadas a la normalización.  Es una oportunidad para los creadores, no deberían dejar pasar una opción así, que transita fuera del centro, pero se mantiene en el centro… (de la periferia).

 

 

Gustavo Solar, primer artista residente en Monstruo.

 

Por ahora las convocatorias para las residencias han sido sólo por invitación, pero más adelante (¡exigimos ahora!... escúchanos Santa Amy Winehouse) se harán bajo un criterio de propuesta abierta con postulaciones que mantengan el trabajo en torno a la reflexión entorno a nuevas prácticas de producción y viaje “para artistas que cuenten con la capacidad de relacionarse y desenvolverse desde la deriva, con la suficiente fuerza para entregarse a la experimentación y a la anomalía que tensione la convención”.  No obstante, hay que aclarar que para ocupar el taller para las otras actividades (léase charlas, muestras, conversatorios, etc.) sólo hay que ponerse en contacto con sus administradores.

 

En fin, la constitución de este taller-residencia-territorio no puede responder mejor a su nombre, recordemos que “Monstruo”, en general, es la constitución de algo que escapa del orden regular de la naturaleza o de su especie, y éste ofrece un territorio fuera de la hegemonía de la producción y se encuentra en el centro de una ciudad que pretende erigirse como centro de otro territorio, pero a la vez subvierte con sus propuestas transformándose en un agente de resistencia, dentro del arte y de la calma vida de la urbe.

 

 

Conversatorio con artistas participantes del Encuentro de "Performance Posta Sur".  En la foto Samuel Ibarra y Mila Berríos.

 

Talleres de novela gráfica por Masa Sicotrónica.

 

Por mi parte me retiro cuando se acaba la ginebra, salgo, ya no existe el salón circular, sino que me encuentro en la calle inmediatamente y todo tiene aroma a mar, cuestión que hace muchos años no sentía.  Cinco personas me enfrentan y me dicen que también tienen un espacio en el centro y que vive en la periferia… yo me hago el distraído, pero insisten, me dicen que está anclado en Valparaíso… pienso en esa ciudad, que ha vivido con las mismas pretensiones que Concepción y me entusiasmo (con generar una cartografía de lo invisible), me voy a la terminal y parto… P.I.A. Michelle ¡allá vamos!

 

 

 

Notas:

Soledad Burgos Fuentes(1988)
San Pedro de la Paz
www.soleburgosf.blogspot.com

Fotógrafa autodidacta.

Premios, muestras y/o participaciones anteriores:

Móvil en Rodaje, Galería Universitaria,Concepción (2011). “Reconversión Ruina”, registro fotográfico, Fondart de Eduardo Cruces (2011). Colaboración fotográfica y entrevista, webinconnu-unknown.com (2011).  Colaboración para página web "El cadáver exquisito"(2011). “Vegetaciones”, exposición colectiva, Centro Cultural San Pedro de la Paz (2010). Feria de Arte Manufactura, Pinacoteca de Concepción (2009). Colaboración fotográfica, blog seeingisstealing (2009).


Publicaciones y entrevistas:

Foto/Flash, entrevista, Revista Más Deco (2011) La Tercera. Entrevista web Panamericana (2011). Entrevista, blog notcommonpeople (2010). Entrevista, webmossless magazine . Entrevista para "Rayo magazine " (2010)

 

Eduardo Cruces(1987)
Lota
www.armandocruces.blogspot.com

Licenciado en Artes Plásticas con mención en grabado, Universidad de Concepción (2010). Educador comunitario y gestor autodidacta.

Muestras y/o participaciones:

Exposición colectiva, “Paisaje de la transparencia”, Balmaceda Arte Joven, Concepción (2008). Exposición colectiva, “Feria de Arte Manufactura”, Pinacoteca, Universidad de Concepción (2008). Instalación "2005: Tsunami de la Concepción", Colectivo MÓVIL, Correos de Chile, Concepción (2009). Exposición colectiva, "Ejercicios de colección: La Poda", Pinacoteca, Universidad de Concepción (2010). Exposición colectiva "Museo 8" curada por Gonzalo Pedraza, Feria Ch.ACO, Santiago (2010). Exposición Colectiva, "Tejidos Musalem", Factoría de Santa Rosa, Santiago (2011). Instalación "1891. Palacio Consistorial", Colectivo MÓVIL, Municipalidad de Santiago, Santiago (2011). Seleccionado para MÓVIL, Feria Ch.ACO, Santiago (2011).

Publicaciones:

“Cuenca, utopías del devenir pueblo carbón” novela gráfica de autoría propia, Fondart (2011).

“2010: Puente Viejo, Concepción, Chile” novela gráfica colectiva Masa Sicotrónica, Concepción (2011). Ilustración "Vector Pique", Revista Animita N°14, Concepción (2010).

 

Valeria Hernández Montesino (1986)
San Pedro de la Paz
www.valeriahernan.com

Estudios de Licenciatura en Artes Plásticas mención Grabado, Universidadde Concepción (2005-2008). Ilustradora y gestora cultural autodidacta.

Muestras y/o participaciones:

Muestra individual "Viajecito Espacial", Sofía Bar, Concepción (2009). Exposición colectiva "A Compartir el Arte", Alcatraz, Concepción (2009). Muestra colectiva "Cuerdas y Arte", Deluxe Bar, Concepción (2009). Muestra colectiva "Vegetaciones", Corporación Cultural de San Pedro de la Paz, (2010). Exposición “Onironauta” MÓVIL en Rodaje, Concepción (2010). Organizadora "Feria del Dibujo Hola Chao", Santiago (2009) – Balmaceda Arte Joven, Concepción (2010-2011). Exposición colectiva “This is not Design” Latin Lover Fest, CCE Santiago (2010). Exposición colectiva "ExpoFeria" Buenos Aires, Argentina (2011).  Registro audiovisual “Reconversión Ruina” FONDART de Eduardo Cruces (2011). Jurado Organización “Poster ForTomorrow” Paris, Francia (2011). Instalación "Cuerpos Salvajes" MÓVIL en Rodaje - Seleccionada galería MÓVIL Feria Ch.ACO, Santiago (2011).

Publicaciones:

Libro "Concierto bajo la piel” de Sergio Manosalva (2008) - Libro “Vamos Chile Caramba” Comunas Unidas (2010) - Mácula Fanzine N° 8 (2010) - Catálogo Audiovisual “Papa Issue”(2010) - Catálogo audiovisual “Creative Crossing” (2010) - AField Magazine N° 8 (2010) - Revista “El Culo del Maestro” (2010) - Entrevista revista digital “Rojo & Garabato” (2011) - Revista "Contexto Crítico" N°  3 - Libro "Masa Sicotrónica" (2011) - Revista "Regia Mag" N° 12 (2011).

 

 

Fuentes:

  • Página oficial de Taller Monstruo. www.tallermonstruo.com
  • Entrevista a Colectivo Taller Monstruo, octubre de 2011.
Escáner Cultural nº: 
141

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
2 + 12 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.