Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.


ACTO POÉTICO EN LA VIA PÚBLICA

AYER VIERNES

 

A  las 12 en punto del cañonazo  eterno del Cerro Santa Lucia, en concordancia con la llegada de la Compañía de Papel a las escalinatas del cerro y al medio de la ciudad, se detuvieron personas transformadas en espectadores entre su casa y su objetivo. Como en un oasis de rito y duendes pudieron observar. No, no era gente de aquella que pasa rápido a su diligencia del día o que transita con el tiempo adelantándose, esa gente de jeans o pantalones anchos, mujeres y hombre subieron la escalinata  y se colocaron a modo de estatua  con la palabra que emergía de alguna voz: seducción.

 

Las jóvenes sonrieron, o le coquetearon a un solo hombre, y se fueron transformando en ansiosas por casarse y bailar el típico  vals, arrebatando a espectadores sorprendidos e invitándolos a bailar esa danza tradicional, que muchos desean bailar o no.

Fue interesante como ese público fortuito accedió de inmediato a llevar a las jóvenes a deslizarse en medio de la calle, con el 1,2,3,1,2,3, típico de esta danza. Y sabían hacerlo. No eran bailarines, solo salían de su eterna rutina a través de esta propuesta de la Compañía de Papel. Y se veía que podían soñar  o volver a soñar entre medio del smog.

Las novias fueron convirtiéndose en símbolos  de ellas mismas y arrancaron para ejecutar esa danza en el medio de la escalinata. Mientras el coreógrafo Andrés Cárdenas a través de un megáfono, lanzaba al aire un poema de amor.

Sobresale el color blanco en medio de esta ciudad gris y somnolienta de aire. Emerge el hombre vestido de oscuro entremedio de la inquietud blanquecina. Resalta el movimiento poético entre los movimientos predeterminados de una ciudadanía sin acceso a la imagen embellecida por el gesto.

También la cantante que entremedio del ruido  de automóviles, bocinas impacientes pudo colocar su voz, su enorme y cálida voz, acompañada de esa expresión que te da el estar en rito, en arte.

No hay mucho mas qué decir, solo que hay seres que buscan una dimensión más cercana al ser  ahí, y otros que mueren sin causa ni huella.

Agradececieron aquellos espectadores esa acción de ímpetu poético. Quizás se fueron pensando, quizás no se apresuraron en atravesar la calle, quizás volvieron por un espacio corto de tiempo a su propia fantasía, o tales se quedaron en ella, quien sabe si siguieron los acordes del acordeón que acompaño la acción.

Quien es Andrés Cárdenas

No es mi intención hablar de su currículo, sería cuestión de indagar en google. Prefiero verlo como la persona amable y terrible que lleva en el, prefiero ambientarlo al lado de una botella de vino blanco, suave y sorbiendo la copa como si fuese un acto de amor. Y es que el habla mucho del amor, de la muerte del amor, de que el amor es ciego, y de tantas cosas acerca de este sentimiento, que tengo la impresión que ha sido querido de esa manera profunda y anhelante que es propia del acto mismo.

Mi impresión es que al moverse este hombre delgado se transforma en una  especie de animal mitológico, símbolo del aire

Y la caída.

Vuela casi vuela y cae al piso en su propia identidad. Cálido y bestial, lleva en el al igual que tantos de nosotros, lo divino y lo humano como decía la Violeta Parra. Es talento y hombre, su cuerpo y energía se funden para crear un solo tercer cuerpo.

De su estilo nadie lo extrae, el seguirá buscando su propia opinión dejando  a los demás que investiguen en lo  suyo.

Ensayos de una boda furtiva es el nombre del fragmento que algunos pudimos disfrutar en las escalinatas del cerro Santa Lucia.

¿Adónde iras ahora Andrés?

 

 

 

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
8 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.