Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Redes Sociales

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido

 

 

TRES TRISTES TIGRES TRIGABAN TRIGO EN UN TRIGAL

 

La cualidad cíclica intrínseca del trabalenguas “tres tristes tigres”, se determina a través de la constante articulación y desarticulación del lenguaje de cual se vale. Apela a un relato sin coherencia, a un conjunto de palabras que no determinan algo lógico y que incluso tergiversan el posible significado autónomo de cada una de ellas.

Es así como a través deun conjunto entramado de palabras, que se limitan a contenerse en sí mismas, que se entrelazan y riman, que la estructura del trabalenguas genera una lectura fragmentada en donde el mensaje contenido, de carácter casi onírico, se confunde en la plasticidad del lenguaje.
 

El enunciado “tres triste tigres”, se aproxima a la dialéctica del lenguaje plástico que utilizamos y a partir del cual construimos cada una de las obras.

Es por eso que nos refugiamos en el sentido de la frase “tres tristes tigres” a modo de conexión entre las propuestas que conforman esta muestra, y que une de una forma muy específica.Cada obra, desde sus diferentes medios expresivos, hace uso de la trama y la reiteración como lenguaje plástico, ya sea a partir de la repetición de un modulo, del ensamblaje, del fotocollage, o bien, de la superposición de una misma figura.

El conjunto de obras evidencia una acción insistente y rigurosa sobre el trabajo plástico, una pronunciación contenida y una meticulosa y, a ratos, hasta tediosa ejecución. Este gesto implícito al cual hacemos referencia, encierra una obsesiva calma que se vuelve perturbadora. A través de este acto, se infiere un ocultamiento, una imagen que se encubre o se esconde detrás de la trama. De esta manera, las obras construyen espacios que se repliegan sobre sí y que se vuelven misteriosos y poéticos, lugares ocultos e inciertos.

Maite Zabala

 

La instalación “Del Tiempo Un Lugar” de la artista Maite Zabala es una obra creada específicamente para la Sala Gran Angular del Centro Juventud Providencia.

El eje que siempre ha atravesado el cuerpo de obra de Zabala, es la insistencia en crear la obra tomando ciertos datos de las características propias del espacio de exposición. Esta acción radica en la intención de transformar los espacios en nuevos lugares; todo esto SIEMPRE desde lo que indica o lo que entrega el mismo lugar de exposición.

En el caso particular de la obra que se expone actualmente en el Centro Juventud Providencia, se detecta el previo estudio del lugar; la obsesión, la meticulosidad de la artista por encontrar direcciones, quiebres, relaciones, o bien, las armonías subyacentes entre los paneles modulares de los muros y la cálida luminosidad, para que todo elemento de la sala quede íntimamente entrelazado. Todo esto con el fin de presentar una obra que pareciese estar desde siempre y desde nunca en ese espacio definido.


(Detalle) “Del Tiempo Un Lugar”, Maite Zabala

 


La extrema precisión con que fabrica una serie de volúmenes geométricos modulares que van revistiendo los muros (todo esto siguiendo el orden intrínseco del lugar), configuran una realidad que entreteje y confunde los limites entre la obra (la intervención a la sala) y la sala misma. El entretejido de Zabala hila fino hasta el punto de no saber donde comienza la obra, ni donde termina la sala.

 

A pesar de que las figuras sobresalientes del muro se muestren pregantes, la estrategia de precisión,de sutil, delicada y cuidada intervención, la utiliza justamente para proponer una espacialidad que se encuentre suspendida entre la realidad de la sala y (paradójicamente) la apariencia concreta de la obra. ¿Es acaso el espacio vacío el contenido mismo de la obra?

 

La ambigüedad de locación concreta, el umbral entre lugares que establece la obra de Zabala, provoca un ambiente de incertidumbre, de una armónica y silente solemnidad, un espacio que se repliega en sí mismo y que por momentos se vuelve ajeno e inquietantemente extraño.


Francisca Silva

En la obra de Francisca Silva la construcción de los objetos y los collage fotográficos son analogías a ciertos actos vinculados al trabajo, la manipulación del juego, y las cosas que componen su taller.

El interés que tiene la artista por realizar estas acciones y montajes, es el poder tener el control sobre lo que expone, vale decir, que además de tomar en consideración el cómo va a articular la imagen, también utiliza la estrategia con respecto al montaje. Por ejemplo, al utilizar el juego del puzzle de colores en la fotografía, Silva hace referencia a su gesto con la plasticidad de la obra, a su cualidad de expandirse, retraerse, armarse u entrelazarse.


“De la Serie Narrar (27 días)”, Francisca Silva


La acción de construir la imagen, vale decir, la técnica que implica cada obra, es la instancia donde la reflexión y los tiempos fotográficos previos, de la toma de la imagen, son entrelazados y reunidos en un solo momento.

La artista utiliza el assemblage de las imágenes, que marcan la preocupación por mostrar las acciones de un cotidiano íntimo, éstos siempre expuestos desde diferentes marcos de experiencia.

Ante la fragmentación de toda imagen, se entiende que el control sobre la totalidad se haya “entre las manos” de la artista, y su reconstrucción es elaborada de diferentes modos. La razón de esto, es alterar el sentido intrínseco de la fotografía, es decir, su reproductibilidad.

A pesar del aparente control en torno al montaje, el azar se encuentra siempre presente y, por ello finalmente la exposición de la imagen fotográfica se determina con la intervención plástica en la imagen, como una forma de volver a revelar la película.

Por un lado están: la caja-vitrina, la manta de trupanes y por último, el fotocollage con registros del espacio-taller. En las obras recién mencionadas la artista examina diferentes maneras de llevar la esfera privada al espacio público.

Las otras obras que expone Silva son cinco imágenes que se construyen (o bien de-construyen) a partir del “entrelace” de tiras de papel impresos que arman un total. Dentro de este tejido, se logra entrever relatos sobre modelos implicados en una acción.

Grace Weinrib

 

El problema que aborda Weinrib en su pintura es el diálogo, o la relación, entre la “pintura pura” (color, superficie y materia) y el dibujo simple y lineal del comic estadounidense. La obra propone una posible sintonía entre estos dos lenguajes. La estrategia consiste en transgredir, invertir o superponer las cualidades formales intrínsecas de cada uno, y de esta manera generar un diálogo o encuentro armónico entre ambos, adoptando uno las características del otro y a la inversa.

Para esta oportunidad la artista Grace Weinrib presenta tres obras (pinturas): PENCIL, ORANGE BOOK, y Grey Books.


“PENCIL”, Grace Weinrib

 

En PENCIL, es el dibujo reiterativo de un lápiz (el clásico lápiz; amarillo con goma verde), el que cubre gran parte de los tres lienzos que constituyen la obra. Los lápices no pierden su carácter figurativo, ni su linealidad, sin embargo a partir de la superposición insistente de este mismo elemento, la fuerza expresiva y el movimiento de su conjunto, la masa de lápices comienza a desdibujarse y a desbordarse de sus límites lineales para convertirse en una sola mancha.

 

Así como en PENCIL, en Grey Books y ORANGE BOOK, se trabaja a través de ciertas cualidades intrínsecas de la pintura misma; las aguadas, las texturas, el chorreado, y por otro lado, el dibujo contenido de una figura (en este caso libros cerrados) para articular una obra que propone extender la cualidad expresiva de cada lenguaje y cuestionar los límites entre ambos.

En la búsqueda por la sintonía entre lenguajes, el uso de una pintura densa y espesa y de una paleta reducida básicamente a los grises con solo unos atisbos de color, generan una atmósfera profunda y enigmática que envuelve y atrapa al objeto, cargándolo de sentido. La impresión de una pintura de carácter lúdico en el trabajo de Grace, se vuelve de pronto misteriosa, e incluso trágica.

Grace realiza un trabajo exhaustivo en torno a la pintura en su condición más pura, para generar una espacialidad que se repliega hacia su interior, y se abisma en lo profundo de estos objetos silentes e inanimados.

 

- Tres Tristes Tigres.
graceweinrib@yahoo.com

muy mal
muy mal

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.