Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Evolución de la Belleza

El Señor de los Báculos, pictoglifo. Sitio arqueológico La Bajada, alrededores de Calama. Región de Atacama, Chile

EL SEÑOR DE LOS BÁCULOS: iconografía andina sin tiempo


"El Señor de los Báculos es una manifestación antropomorfa del axis mundi. De allí su protagonismo".

(Miguel Rochas, 2006)


Primer aparecimiento 

Los Ancestros, obra de arte de la tierra. Andrew Rogers, 2004. Desierto de Atacama, Chile.      La primera vez que me contemplé una representación del Señor de los Báculos fue en una obra de arte de la tierra (denominación castellana para el estilo de arte también conocido como land-art) creada por al artista Andrew Rogers en el desierto de Atacama. Curiosa situación, considerando que el Señor de los Báculos es un personaje precolombino andino. Sin embargo, yo me percaté de su existencia a través de la obra de un artista contemporáneo, Andrew Rogers, quien además no es ni siquiera sudamericano, sino proveniente de Australia, más específicamente de Melbourne.

      Es curioso que después de tres años de trabajo en el Museo Chileno de Arte Precolombino, cumpliendo con todo el estudio de personajes precolombinos que conlleva trabajar en dicha institución, no me hubiera encontrado con la imagen del Señor de los Báculos (también conocido como Señor de los Cetros) sino hasta que lo contemplé representado en la obra de Andrew Rogers. Desde ese momento, he continuado encontrándome con ilustraciones del Señor de los Báculos una y otra vez, pues este personaje es nada menos que uno de los iconos andinos antropomorfos más representados en el horizonte rupestre andino, tanto durante el tiempo de su creación original como en la actualidad. Esto último, sucede porque muchos artistas contemporáneos (entre ellos, Rogers) se encandilan con la singular apariencia de este personaje y por eso lo escogen como motivo a representar en sus creaciones, dándole así una nueva interpretación.

Presencia en Atacama: múltiples formas

El Señor de los Báculos, pictoglifo. Sitio arqueológico La Bajada, alrededores de Calama, región de Atacama, Chile.      En la zona conocida en Chile como "Norte Grande", que corresponde a la del Desierto de Atacama, las más ancestrales ilustraciones del Señor de los Báculos corresponden a las del sitio arqueológico La Bajada, adyacente al río Loa. A lo largo de altos paneles de roca ricamente adornados con representaciones precolombinas consideradas del periodo clásico (300-900 d.C), se distinguen una amplia variedad de ilustraciones del Señor de los Báculos, las cuales denotan diferentes autores, periodos y estilos pictóricos. En su mayoría, estas ilustraciones son pinturas en roca (también llamados pictoglifos) monocromas y de tonos rojizos, las cuales varían considerablemente en cuanto a su tamaño. Algunas de estas representaciones denotan claramente nociones de autoridad y de grandeza, tanto en lo terrenal como en lo espiritual. Si nos transportamos imaginariamente al momento histórico en el cual fueron creadas, es fácil suponer que intimidaban al observador y que no era ilustraciones de un habitante "común y corriente" de la zona, sino por el contrario, manifestaban la presencia y/o el dominio de una entidad superior.

El Señor de los Báculo, pictoglifo. Sector río Loa, desierto de Atacama, Chile.      Unos pocos dibujos del Señor de los Báculos parecen más amigables en sus formas; estos pueden haber servido más bien como vehículo cultural que como signo del establecimiento de algún tipo de dominación. Sin perjuicio de la validez de estas especulaciones, no hay que olvidar que es altamente probable que nuestros antepasados precolombinos hayan decodificado sus imágenes de manera distinta a como lo hacemos los observadores contemporáneos del arte rupestre. Es justamente por este motivo que el Señor de los Báculos capta mi atención: a pesar de haberse originado en un contexto histórico y cultural remotamente pasado respecto al nuestro, la forma de este personaje es capaz de captar la atención del espectador contemporáneo proyectando una misteriosa familiaridad.

 

Origen y desplazamiento

      En cuanto a su supuesto origen, la creación del Señor de los Báculos se le atribuye al horizonte cultural Tiahuanaco. Geográficamente, este se extendió desde las altas planicies hoy en día pertenecientes a Bolivia, hasta gran parte de la zona Andina del actual Norte de Chile entre los años 100 y 1100 después de Cristo. De acuerdo con Miguel Rocha (2006) los llamados horizontes culturales fueron fenómenos propios del área andina central, durante los cuales se sucedieron repetidos intentos por alcanzar cierta uniformidad cultural. En el caso de la cultura Tiahuanaco, uno de estos intentos de uniformización cultural está manifiesto en las series convencionales de representaciones del Señor de los Báculos de los sitios de arte de roca localizados en las inmediaciones del desierto de Atacama.

      Al igual como sucede con actuales imperios culturales (y sobretodo económicos), el horizonte cultural Tiahuanaco propagó sus fundamentos religiosos y sociales por medio de imágenes. De esta manera, la representación del Señor de los Báculos se relaciona con el poder y con la influencia cultural que los Tiahuanaco ejercieron en Atacama durante algunos siglos. La específica deidad asociada a esta imagen es el dios creador Viracocha, quien adorna su cabeza con rayos de sol y porta rayos en cada una de sus manos, a modo de bastones (o báculos). Por medio de las representaciones del Señor de los Báculos, los autores de estas bellas figuras no estaban sólo aludiendo a una creencia sobrenatural – el dios Viracocha - sino que también estaban difundiendo la identidad del grupo cultural que en esos entonces imperaba sobre el resto de los grupos lingüísticos que componían la población de la actual zona atacameña. 

 El Señor de los Báculos, pictoglifo. Sitio arqueológico La Bajada, alrededores de Calama. Región de Atacama, Chile.

      A pesar del consenso existente entre los estudiosos del mundo precolombino (en su mayoría arqueólogos y antropólogos) con respecto a la relación entre Viracocha y el Señor de los Báculos, Rocha (2006) añade que en la cultura Tiahuanaco el Señor de los Báculos tuvo una significancia más amplia que la mera ilustración de esta deidad. Más que la representación de una figura mitológica determinada, para Rocha el Señor de los Báculos fue un conjunto convencional de iconos asociados a diversas deidades, ancestros, sacerdotes y reyes. En lo personal, y sobretodo después de haber visto los pictoglifos originales del Señor de los Báculos directamente, yo adhiero a esta teoría de Rocha, pues al contemplar una amplia variedad de representaciones tanto contemporáneas como precolombinas de este personaje, me parece que la supremacía y la autoridad proyectada por su postura y por sus accesorios son los conceptos básicos e importantes que el Señor de los Báculos buscó comunicar en el momento de su creación e incluso los que continúa comunicando en la actualidad a sus observadores. Además de la muy posible relación con el dios Viracocha, es probable que el Señor de los Báculos haya adquirido diferentes identidades de tipo autoritario que le fueron siendo atribuidas transitoriamente a largo de sus siglos de representación gráfica.

 

Presencia contemporánea

Trabajo artístico contemporáneo exhibiendo Señor de los Báculos. Hotel Calama, ciudad de Calama, Chile.       En nuestros días, los sitios de arte rupestre donde podemos conocer las representaciones originales del Señor de los Báculos son de difícil acceso; no existe un circuito turístico asociado a estos pictoglifos y las coordenadas e indicaciones necesarias para llegar a los paneles que los contienen no son fáciles de conseguir. A pesar de este impedimento, la imagen del Señor de los Báculos sigue dominando la zona del desierto de Atacama desde el punto de vista iconográfico, tal cual como lo hizo en los tiempos precolombinos de su creación. Entre Calama y San Pedro de Atacama, el Señor de los Báculos es el protagonista visual de variados artículos de turismo o souvenirs, tales como poleras, llaveros y bolsos. Asimismo, encontramos a este Señor fielmente representado en finas artesanías y en obras de arte visual tales como tapices, lienzos y (en su más grande expresión) en la obra de arte de la tierra de Rogers titulada Los Ancestros, mencionada en el comienzo de este artículo. 

       De esta manera, la imagen del Señor de los Báculos en nuestros días funciona como puente cultural, enfrentando al observador actual con un personaje intrínseca y originariamente andino, quien nos alerta de que, en la actualidad, la cultura andina no sólo permanece, sino que se renueva mediante la recreación y comunicación respetuosa de sus símbolos llevada a cabo por artistas contemporáneos tanto indígenas como occidentales.
 

 

Ximena Jordán 
Máster en Curaduría del Arte, Melbourne University
Licenciada en Estética PUC

ximejordan@gmail.com

Referencia principal:

Rocha Vivas, Miguel (2006). EL SEÑOR DE LOS BÁCULOS: Simbolismos de la Madre y del Héroe Civilizador en los Andes centrales y septentrionales. Tesis para el grado de Máster en Ciencias Sociales con Especialidad en Antropología e Historia de Los Andes. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y Centro Bartolomé de las Casas, Cusco, Perú, 2005.

Imágenes: Ximena Jordán
                   Andrew Rogers (autorizadas): http://www.andrewrogers.org
 

Me parece interesante, es necesario conocer nuetra cultura amcestral
Gracias por el comentario del primer lector.
que buena asta la lectura
El artículo de Ximena Jordán, es muy interesante y proporciona información sobre la deidad andina de los báculos. Esta deidad, como ella lo señala es atemporal, ya que se encuentran vestigios de el en las pinturas rupestres y persiste hasta la actualidad en la artesanía andina.
Es increíble como todas las civilizaciones buscaron la manera de reflejarse y crearon pinturas y representaciones tangibles, mucho más que en todas hayan conformado dioses. Yo no conocía nada al respecto del señor de los báculos,a pesar de que esta lectura muestra la importancia que tiene y lo común que es encontrárselo en objetos cotidianos en América del Sur, por lo que esta lectura me sirvió como aprendizaje del día.
Artículo realmente interesante, desde el inicio me llamó la atención el "axis mundi" o "eje del mundo" el cual asocié a los llamados "ombligos del mundo" como Delfos en Grecia, y otros países como México ("xico" significa ombligo de la luna en náhuatl). Y bueno, sé que suena ridículo, pero El señor de los báculos me hizo me pensar en alienígenas: ¿cómo una extensión territorial tan grande puede representar la misma figura con las mismas atribuciones en periodos de tiempo relativamente cerca? Rocha menciona los horizontes culturales en los que los andinos intentaron unificar su cultura, cosa dificilísima de alcanzar en aquella época, pues aunque ya tenían grandes avances, no existían medios de comunicación propicios para tal fin. No sólo este tipo de representaciones se dio en las culturas precolombinas, existen algunas muy similares en Egipto, algunos "Cernunnos" de la cultura celta y representaciones en Italia de gran parecido (celtiberia.net/imagftp/im282857065-streg-cervi_03.jpg)a El Señor de los báculos. Además, relacionan a esta figura con Viracocha, Dios que gobierna el universo. En fin, me gustó mucho el artículo, me llevó a buscar información acerca de la cultura Tiahuanaco y de El Señor de los báculos, aunque no obtuve mucha de esta interesante figura.
Me encanta y me sorprende el como todas las civilizaciones buscaron hacerse presente y dejar una huella y lo hicieron a través de pintura, esculturas y etc. y el que representaran de esta manera a sus dioses nos muestran no solo en que creían si no también como era su forma de pensar, sus hábitos, su forma de vida etc. Esta lectura me abrió la visión y me ayudo a conocer no solo a el señor de los báculos si no también lo común que tienen con las creencias de América del sur.
Me parece asombroso como las culturas antiguas nos han dejado su legado y sabemos de su existencia gracias a sus manifestaciones artísticas, como en este caso las pinturas rupestres. Al leer el artículo no pude evitar relacionar al señor de los báculos con deidades prehispánicas mexicas como Quetzalcóatl, cuya iconografía nos resulta familiar y la reproducimos constantemente para referirnos a nuestra cultura. La reproducimos, igual que al señor de los báculos en lienzos, artesanías, llaveros y souvenirs para turistas. Son imágenes que nos apropiamos para referirnos a nuestra herencia cultural, aunque no les demos el mismo valor simbólico, por ejemplo ya no los reproducimos con el fin de un ritual de adoración a la deidad. Me resulto muy enriquecedora la lectura pues yo no conocía nada acerca del Señor de los báculos.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
7 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.